Posteado por: Fernando García Llorente | 18 julio 2016

Padre

En el 80º aniversario de aquella guerra civil a la que mi abuelo, Manolo García Verde, partió con su familia desde Argentina para defender a su Dios y a su Patria. Aquí una poesía escrita en su homenaje por el padre Luis Jeannot en enero de 1999. En momentos del bicentenario de nuestra patria, un lindísimo ejemplo de un hombre dispuesto a jugarse por su Fe y por su Patria.

Don Manuel de Mari Lauquen,
“El Quijote de las Pampas”
nuestro Cid sanmartiniano,
un gaucho de estirpe hispánica.

¡Qué hermoso brote del Cielo
en las tierras de mi Patria!
Cuando la Patria llamó
gritó: “Presente y en marcha”.

Su boina de Requeté
su divisa roja y gualda,
“Por Dios, la Patria y el Rey”;
¡Todo, todo por España!

La de Pilar y Toledo;
de Torreciudad y Dávila,
la de Pemán y Escrivá,
la de la nueva cruzada;
la de José Antonio y Maeztu
la España crucificada
del Valle de los Caídos;
la que siempre se levanta
porque se abraza a la Cruz
y reza a la Inmaculada.

Don Manuel estás aquí
y brotas en cada rama.
Tus cedros te están nombrando
yo vi tu vida historiada
en la corteza rugosa
de tus pinos y me hablan
los cipreses tan enhiestos
que son mástil y plegaria
para izar nuevas banderas
para levantar más almas.

Necesitamos tu fuerza
para reanudar la marcha.
Danos rectitud de mástiles
para alzar la Azul y Blanca;
para jugarse por ella,
como tú por nuestra España.

Danos tu fe y tu coraje,
infúndenos esa savia
que hace crecer a los pueblos
como crecieron tus plantas,
este vergel que formaste
entre lagunas y charcas.

El esclavo de María,
el Quijote de las Pampas:
bajo la piedra tan sola
junto a la Cruz que te abraza:
¡Cuánta vida en nuestros muertos,
cuánto silencio que habla!

Porque estas entre nosotros
tus cipreses montan guardia.
Rumbo al Cielo te seguimos,
otra vez, “Presente y marcha”.
Por todo lo que nos diste,
Don Manuel, “Padre”, ¡gracias!

Posteado por: Fernando García Llorente | 1 marzo 2016

Una flor llegó al jardín

Hoy fue un día especial. Mi hija mayor empezaba el jardín y como a todos los padres les habrá pasado, la emoción y los nervios no eran solo del chico. Con estos versos sencillos quería tratar de grabar ese momento tan lindo y prepararme para todos y cada uno de los pasos que vayan dando mis hijos buscando su propio camino de felicidad que los lleve a Dios, su verdadero Padre.

img-20160229-wa0003.jpg

Una flor llegó al jardín
esa mañana de sol
a divertirse y jugar
y agrandar el corazón.

Fue su uniforme “pintado”
o el blanco de su melena
pero brillaba preciosa
con alegría “la nena”.

Su mundo se estaba abriendo
al mirar sus compañeros
que corrian y gritaban
mientras hablaba “la seño”.

Ordenar y compartir
fue lo que más le costó
pero volvía contenta
después de tanta emoción.

Y… la flor llegó al jardín
y dió su paso hacia “el mundo”
haciéndose menos “nuestra”
en unos pocos segundos.

Y seguirá caminando
a cada paso hacia Dios
seremos solo testigos
en “esa” historia de amor.

Pero estaremos por siempre
cuando te falte la fuerza
y con la Virgen por Madre
nos sobrará la potencia.

Jugá durante la vida
Unida a mamá María
Amá a los que te rodean
No pierdas esa alegríA.

Tigre, 29 de febrero de 2016.

Posteado por: Fernando García Llorente | 13 septiembre 2015

Empresas de Dios

El pasado fin de semana asistí a la primera peregrinación de empresarios al Santuario de la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús. En ella, además de las gracias recibidas, nos dejó un mensaje de esperanza para todos aquellos que tienen la responsabilidad de administrar bienes para hacerlo como Dios manda.

Se levanta el sol en Salta
e ilumina ya a sus hijos
que están prestos a los vuelos
que a sus almas le has pedido.
Empresarios de Argentina
que señalan el camino.

Y fue Enrique embajador
en el Cerro de la Madre,
intercede con la Virgen
y Jesús corre a abrazarles.
Empresarios que han venido
a escuchar a Dios, su Padre.

La tarea no es sencilla
pero llena de esperanza:
administren a conciencia,
dialogando, haciendo Patria,
dignifiquen con trabajo,
desarrollen a las almas.

En los tiempos que se vienen
perseguidos estaremos
pero allí nuestra misión
del “hacer” mirando al Cielo,
crear riqueza para el bien
mejorando a nuestro pueblo.

El Corazón de Jesús
Eucarístico y Viviente
alimente nuestras almas
a ser líderes sirvientes,
y nosotros ser el pan
que en Dios mismo se convierte.

Salta, 7 de septiembre de 2015

Virgen

Posteado por: Fernando García Llorente | 23 junio 2015

80 años de Carlos

Dentro de pocas horas cumple 80 años nuestro tan querido Carlos. Para mi y para mi familia un abuelo postizo que nos enseño con nobleza y sencillez las lecciones más simples, pero elementales de la vida. A él este sencillo homenaje lleno de recuerdos, de historias, de tiempos compartidos de muchos años dorados de infancia llenos de color, de campo y de cariño.

Atardece con recuerdos el otoño
mientras caen las suaves mantas del rocío
y en el frío las memorias se hacen fuego
y me llevan con el sol a lo vivido:
esos años de sudores y cinchadas
de caminos que tan juntos recorrimos.

Y se vienen despertar de madrugadas
a lo oscuro, entre mates bien amargos
escuchando el rotativo y en la espera
de que el sol nos ilumine en trabajo
y ensillando con las manos congeladas
pues la hacienda hay que moverla bien temprano.

Y sufrir con el calor de la mañana
mientras pongo a la cintura mis abrigos
recorriendo y tropereando a los terneros
que se vuelven pa´ sus cuadros por instinto.
Como ellos yo me vuelvo a los recuerdos
de esos días que marcaron mi destino.

Y la vuelta pa´ las casas y observar
a la Yaqui esperando en la cadena
y ese mate recibido al saludar
la picada que ya está sobre la mesa.
Y las charlas que se oyen desde acá
porque allí calaron hondo, y dejan huella.

Hoy festejo el homenaje de la historia
a quien fue un gran artífice en mi vida
pues lecciones de trabajo y dignidad
con nobleza, fue inculcando cada día.
Un abuelo postizo y casi un padre
¡que la Virgen y Jesús nos lo bendigan!

Concertado el homenaje a su persona
Al ejemplo y con cariño merecido
Recibimos de su vida gran escuela
Los que hemos compartido su camino
Obligados a decir cuanto lo quieren
Son ochenta años de entrega y de servicio.

22 de junio de 2015Fer chiquito

Posteado por: Fernando García Llorente | 5 febrero 2015

Herederos del Cielo

Esta poesía la escribí esta mañana cuando pensaba anunciar a dos familiares que habían sido elegidos como padrinos de mi hijo. Es lo que imagino diría el alma, que está en el seno materno desde la concepción, al hacer esa elección. Es un recordatorio de la importancia de este grandísimo sacramento, y de la responsabilidad que tienen los padrinos. Ellos no solo tienen que darle el cariño y el afecto que siempre suelen dar, sino que son custodios, intercesores y guías para que esa alma, a ellos encomendada, cumpla su misión: ir al cielo.

Desde la concepción
estoy aquí esperando
mientras se gesta mi cuerpo
mi alma ya está cantando
pues que después de nacer
¡tendré un Bautismo cristiano!

¡Qué bueno poder borrar
la mancha de aquel pecado!
¡Y ser un hijo de Dios!
Siempre estaré cobijado:
será mi madre la Iglesia,
seremos todos hermanos.

Heredaremos Su Reino
tendremos otra familia
y una misión que será
plenitud en nuestra vida.
Y Tu regalo, Señor,
será Tu Madre, María.

Y sumaré en el Bautismo
dos celadores del alma
que como el Ángel Guardián
serán custodios de gracia.
Responsabilidad del padrino:
la salvación de mi alma.

Podrán hacerme regalos
Aunque será su misión
Dejar que crezca en la gracia
Rezando siempre al Señor.
Iluminar mi camino
Necesitado de Dios.

DSCN7997
Buenos Aires, 5 de febrero de 2015
Posteado por: Fernando García Llorente | 4 febrero 2015

Regalo de Eucaristía

Esta poesía la escribí en la fiesta de la Virgen en diciembre de 2003. En esa fecha se celebró la primera misa oficial presidida por Monseñor Moya (q.e.p.d.) y luego de la misa hubo adoración eucarística y procesión. La poesía busca eternizar el momento reflejando el regalo que Jesús mismo le daba a su Madre:  visitarla en su casa con Su presencia eucarística.

image

Sobre el manto verde que alfombra los cerros
Mil rayos de sol ya terminan su danza.
Millares de gentes, postradas, contemplan
Convertirse el pan en la Hostia Sagrada.
Y en primera fila, gozosa, la Virgen
Recibe a su Hijo que fue a visitarla.

Las manos de Cristo, en el sacerdote
Consagran el vino mezclado con agua.
Se embriagan las almas del más puro amor:
Jesús se presenta en Su Cuerpo y Alma,
Saluda a Su Madre, que está reluciente
Pues hoy es la fiesta de la Inmaculada.

Rodeada de ángeles la incruenta pasión
Buscó su lugar en el Cerro salteño.
¿Y para la Virgen qué mejor regalo
Que poder gozar de Dios sacramentado?
Por primera vez a esta nueva casa
Llegó la oración de la acción de gracias.

Termina la misa las almas aún velan
Pues en la custodia la Hostia descansa.
Con velas y flores adora la Virgen,
Con flores de amores adoran las almas.
Los ángeles cantan y también adoran
Jesús es el centro y derrama Su gracia.

Vinieron de lejos para venerarte
Inmensa es la fista, hay miles de almas.
Reciben las gracias que quisiste dar
Gozaron de Dios en la Hostia Sagrada.
En Ti abandonaron sus cargas y penas
Nacieron de nuevo en la Inmaculada.

Estribillo.

Para escuchar presione aquí

Salta, diciembre de 2003

Posteado por: Fernando García Llorente | 24 diciembre 2014

Derivadas de Navidad

Durante este último tiempo, vísperas de las fiestas navideñas, pude escuchar varias reflexiones de sacerdotes que me dejaron pensando acerca del misterio de la Encarnación que coronamos en la Santa Navidad. Había querido escribir un verso sencillo de navidad, pero sin embargo salió todo esto. Una idea de bastante contenido teológico que implica que el regalo mas preciado de la Navidad nos lo hace Dios queriendo mezclarse en la propia vida de los hombres, para hacernos participes de la vida misma de Dios. Misterio grande, pero que tiene una aplicación bien concreta en nuestra vida de hoy. El mundo intenta separar lo divino de lo humano, intenta endiosar el mundo y humanizar el espíritu, llena al hombre de las “nadas” de las cosas materiales y lo vacía de las espirituales, etc. Por eso, para mi fue lindo descubrir en esta Navidad que Dios viene a unir estos dos aspectos, a entrelazarlos, a que se difundan el uno en el otro y que sean uno. Me resultó interesante descubrir que Dios voluntariamente quiere ser parte de nuestra vida y desde allí enseñarnos a caminar hacia el cielo. Dios quiso que hombre y Dios estén unidos en la misma persona, creo, un mensaje para que nuestra vida sea humanamente divina.

La Encarnación coronada
hoy se celebra el misterio
en donde el Hijo de Dios
se entrelazó con los nuestros.

Pensar desde la Creación
en este instante redime:
la humanidad transmutó
a ser de esencia sublime.

Naturalezas hermanas
que se integraron en Cristo
y por Voluntad de Dios
caminan al infinito.

Naturaleza de hombre
que hoy sos parte de Dios
desde el instante preciso
del Sí de la Encarnación.

Por eso hoy celebramos
estar unidos en Dios
y en el humilde pesebre
se cella el pacto de Amor.

Dios que quiso ser hombre
y hacernos parte de Dios
entrelazando por siempre
lo humano con el Amor.

Por eso hoy del pesebre
derivo para las almas
las mil millones de gracias
que Dios nos hace al nacer:
poder caminar con Él
hacia la Patria Sagrada.

Buenos Aires, Navidad de 2014

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 agosto 2014

A la Madre María de los Ángeles

Este fin de semana, en Salta, partió al cielo una monja carmelita que caló hondo en nuestra familia. Pilar invaluable para la Obra de la Virgen e instrumento a partir del cuál muchos de nosotros nos convertimos. Nunca es fácil escribir sobre personas que encierran tantos significados pero necesitaba un pequeño homenaje. Ella que tanto gustaba de las poesías y canciones a la Virgen, hoy tendrá la suya. Que desde la gloria de Dios siga ayudándonos a ver claramente esa raya que, cual horizonte, separa las acciones del mundo de las del cielo, para que siempre veamos claramente nuestros pecados y caminemos sendas de eternidad.

Pintó el día un glorioso amanecer
La mañana que tu alma partió en vuelo
Arrancada por sorpresa, nos dejaste
Horizontes de consejo entre los cerros.
Porcelanas y sonrisas en tu rostro
Mil certezas de que estabas en el cielo.

En su fiesta, fue a entregarte San Lorenzo,
La corona del martírio más perfecta.
Cual bastión, fuiste pilar en una Obra
Caminando sobre el agua en la tormenta.
Mientras otros se quedaban en la Barca
¡Vos seguiste hasta Jesús surcando estelas!

Radiante de sol
Tu rostro de cielo
En los bancos del Carmelo se agolpaban
Cual trofeos, cientos de almas que encendieron.
Conquistaste corazones para Dios
Y tu entrega fue cimiento para el Cerro.

La silueta de los cerros me recuerda
Tu cariño en ese celo tan agudo
Pues lograbas claramente separar
Lo del cielo de las cosas de este mundo
Como diáfano horizonte en claridad
Luz y gracia en la conciencia para muchos.

Mientras corres al encuentro celestial
Aún tenemos una gracia que pedirte
Danos temple y fortaleza al liderar
Resistiendo el combate como hiciste
Entregándote al servicio con amor
Corrigiendo con firmeza y sin herirle.

Estribillo.

Hoy dejo estas lineas
Que tanto gustabas
Son tantos recuerdos
No encuentro palabras

Disfruta de Dios
Amaste la Hostia
Te encuentro en el Cerro
Marcaste mi historia.

Para escuchar la canción presione aquí

 Salta, 11 de agosto de 2014

Posteado por: Fernando García Llorente | 6 abril 2014

Al Servicio de Dios

También durante el 2003, regresando de una peregrinación, en un atardecer increíble me dí cuenta que era un mensaje de agradecimiento de Dios por el servicio prestado. Entonces surgió esta poesía donde uno se siente tan poco sirviendo, pero Dios hace con esas pequeñas cosas una gran Obra de Amor, donde nosotros somos los primeros beneficiados por prestarle nuestra “nada”.

El verde forraje que cubre los cerros
se funde en las nubes, y en ellas contrasta.
Dibuja figuras que sueño palabras
y son despedida que Dios nos regala.
Paisaje plasmado en la tierra de Salta
del que Dios se vale para decir: “gracias”.

Y ¿gracias por qué? pregunto extrañado
si fueron miserias las que le hemos dado.
“Miserias, lo sé”, contesta en las plantas
miseria es el medio que Dios ha deseado.
Y nuestras flaquezas, enojos, pecados
usados por Dios, produjeron milagros.

El sol en los valles, las nubes, los cerros
doradas las flores del trigo del campo
son la despedida que quiso la Madre
para agradecer el servicio prestado,
pues siendo tan nada, dijimos que sí,
de la roca Dios un rosal ha sacado.

Y pienso yo entonces, que honor haber sido
herramienta en la Obra que Dios hace en Salta
porque le entregamos solo nuestra nada
y Él saca de eso, conversión de almas;
y nos dice gracias, cuando en realidad
recibimos todo por entregar nada.

Se allana el paisaje, termina el encargo
de vuelta la vida está en Buenos Aires
pero le pedimos, hoy, a nuestra Madre
que siempre haya cerros en nuestro paisaje.
Cerros que nos hagan levantar la vista
y servir a Dios, en lo que El nos mande.

Estribillo. 

Salta, noviembre 2003

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 6 abril 2014

Un corazón de regalo

Durante el 2003, el primer año en el que hacíamos las peregrinaciones a Salta, parte de lo que teníamos como testimonio de nuestros peregrinos era ver su transformación. En el viaje de ida eran unas fieras, traían todos sus problemas a cuestas. A la vuelta, los leones se habían vuelto corderitos. Se habían dejado transformar por Jesús y por su Santa Madre.

Por la huella de la ruta va avanzando
desafiante en su latido el colectivo.
Va cargado de ilusiones y alegrías
y de gracias que en Tu Cerro han recibido.
Las personas que viajaron angustiadas
en sus almas, traen apóstoles de Cristo.

Increíble ver el cambio en esos rostros
que venían contraídos por problemas
pues las penas dibujaban con arrugas
esas caras, de ojos tristes y sin fuerzas.
Hoy abundan en sus rostros las sonrisas
y sus ojos traen en paz la vida nueva.

Es Tu abrazo el que transforma nuestras vidas
y un regalo nos has hecho como Madre:
has cambiado el corazón, pequeño y duro,
nos has puesto en su lugar uno más grande
que está lleno de ese amor a Jesucristo
y que invita al mundo entero a consagrarse.

Quizás traigan dentro suyo la esperanza
de sanarse, o un milagro te han pedido,
pero saben que se llevan un regalo
pues curaste a su corazón herido.
Y abandonan en Divina Providencia
sus problemas, pues por Ti, se han convertido.

Conversión se llama el sello de esas almas
que hoy se vuelven a enfrentar la vida diaria.
Conversión de quien recobra allí su Fe,
o la descubre, ya que Dios le da la gracia.
También vuelve convertido el que creía
porque a Dios, gracias a Ti, hoy más lo ama.

Es Tu abrazo el que transforma nuestras vidas
y un regalo nos has hecho como Madre:
has cambiado el corazón, pequeño y duro,
nos has puesto en su lugar uno más grande.
Este ahora quiere amar al mundo entero
e invitar a aquellas almas a salvarse.

Salta, noviembre de 2003

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 29 marzo 2014

Oración a Jesús Sacramentado

Una noche del 2003 tuve la gracia de anotarme en una vela al Santísimo. Eran tiempos difíciles puesto que ya le habían descubierto cáncer a mi padre, y estaba en tratamiento. Había muchos motivos por los cuales rezar y la vela al Santísimo, en un centro del Opus Dei (CEC) era un buen motivo para pasar un rato más con el Señor. Por supuesto, siendo entrada la noche mis fuerzas comenzaron a flaquear y por el empujón de mi papá fui igualmente a cumplir con mi horario. Al llegar, cansado, sin ganas de rezar, lo que hice fue describir la adoración y creo que me inspiraron una de las mas lindas poesías que escribí. Una especie de “Adorote Devote” del siglo XXI. Espero que les sirva para rezar y para adorar a todos…

adoracion

La pequeña custodia iluminada
Abraza entre cristales a Tu Cuerpo
que escondido entre las migas de ese Pan
nos regala el alimento de Tu reino.
Corazón de Dios, oculto en la Hostia blanca,
hoy te canta, pues no reza, el que es Tu siervo.

Solitario en un altar lleno de velas,
solitario, pues hay pocos que te aman.
Quiero amarte, pero rezo una poesía,
porque nunca supe rezos con palabras.
Y a pesar de ser tan mísero mi amor
yo te quiero regalar toda mi nada.

Es tan poca mi oración que Tu quisiste
que me siente a contemplarte, y te describa.
Sin mas forma que este pobre corazón
yo te quiero regalar toda mi vida.
No estas solo, yo te dejo aquí mi nada,
haz conmigo, y con mi vida, tu poesía. 

Dolorido y extenuado por la Cruz
yo te veo en el Calvario desalmado.
En la Hostia mueres una y otra vez
mientras yo flagelo siempre con pecados.
Aunque no tengo derecho a suplicar
yo me quiero, junto a Ti, crucificado.

Pero ángeles empiezo a divisar,
son las velas que iluminan la custodia,
mientras cantan en un coro celestial
resucitas, frente a mi, lleno de gloria.
Y me siento tan dichoso que te pido:
resucítame en el Cuerpo de la Hostia.

Es tan poca mi oración que Tu quisiste
que me siente a contemplarte, y te describa.
Crucifícame, contigo, mi Señor,
resucítame, contigo, al tercer día.
No estas solo, yo te dejo aquí mi nada,
haz conmigo, y con mi vida, tu poesía. 

Buenos Aires, CEC, octubre de 2003

Escuche la canción aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 29 marzo 2014

Virgen Peregrina

Este verso lo escribí en 2003, durante el año de las primeras peregrinaciones, inspirado en un escrito de una prima mía llamado “Peregrinación al cielo”. En ese texto ella reflexionaba acerca de esta peregrinación simultánea que hacemos nosotros yendo desde Buenos Aires hasta Salta, y de la Santísima Virgen bajando desde el cielo hasta el Cerro de las Apariciones. Esta poesía intenta reflejar esa simultaneidad que se funde en el abrazo de la Oración de Intercesión.

virgenprocesion

Las estrellas en la noche te señalan
una huella que te gusta recorrer.
Es camino que une el cielo con la tierra
autopista hecha de amores y de fe.

Te impacientas en la noche, mientras dura,
pues ansiosa estas de abrir Tu corazón
y abrazar a tantos hijos, que distantes,
hoy los llama Tu clamor de conversión.

Por las rutas se aproximan peregrinos
sobre estrellas, cabalgando, vienes Vos
es amor de Madre e hijo el que se funde
en sublime Oración de Intercesión.
Como un niño refugiándose en su Madre
yo te pido: guárdame en Tu corazón.

Simples luces en batalla con la niebla
le abren paso al palpitante corazón.
Que cargado con angustias y tristezas
tiene puestas en Tu cerro su ilusión.

Y al buscar las soluciones terrenales
Tu nos diste, como Madre, algo mejor:
el camino más directo hacia los cielos
que es guiado de Tu santo Corazón.

Estribillo.

Salta, octubre de 2003

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 21 marzo 2014

Poniendo el Hombro

Este verso lo escribí anoche y estaba pendiente desde la última peregrinación a Salta, en diciembre pasado, momento en el cual mi mujer y mi hija fueron bendecidas con la entrega de pañuelo de servidor de la Virgen. Se me ocurrió que sería lindo poder expresar, en alguna medida, la gracia de tener que “ponerle el hombro” a la Obra de Dios, de estar cubiertos bajo su manto y de asumir la misión de ser reflejo de la Virgen en el mundo.

Silencio de noche en el alma
buscándole espacios a Dios.
Sonando de ruidos el mundo
inquietan la imaginación.

Venimos buscando la paz
cansados de furia interior
quisiste cubrir con Tu manto
hacernos más Hijos de Dios.

Celestes los hombros nos diste
espejo de Tus ojos son
extienden a miles Tu manto
destellos de Tu Corazón.
Poniéndole el hombro servimos
cubiertos del manto de Dios.

El sol imponente en el cerro
de árbol dibuja el playón.
Al pié de la ermita descansan
las almas que buscan Tu amor.

Llamados a ser servidores
postrados se dejan cubrir,
Tu ciñes el nudo de gracia
que une esas almas a Ti.

Estribillo.

Salta, 20 de marzo de 2014

DSC_0155

Posteado por: Fernando García Llorente | 15 marzo 2014

Corazón Peregrino

Esta poesía fue escrita en el 2003 donde comenzaban las primeras peregrinaciones desde Buenos Aires hacia la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús. En esos años, parte de la gran obra de la Virgen era la transformación de las almas en el viaje en ómnibus. Este verso refleja ese camino a través de niebla, noche y dificultades en un viaje de 1600 km para recibir el abrazo de Jesús y de nuestra Madre en el Cerro de las Apariciones. Diversos caminos e historias unidos para un mismo fin y el gran cariño de una Madre que ve venir por el camino a sus hijos.

 El abrazo de la niebla en el camino
las penumbras de las luces y los campos
son cobijo de los sueños peregrinos
que mañana reunirás en Tu Santuario.

Muy diversos los caminos y personas
que acaparan la misión de peregrinos:
mil historias, mil andanzas, mil destinos
como tientos, en Tu trenza se han unido.

¡Reina mía!
¡Nos recibes con los brazos bien abiertos!
Tras la niebla que nos cae junto a la noche
se descubre el sol radiante de Tu cerro.
Yo te dejo en este canto el corazón,
Tu nos llevas de la mano hacia los cielos.

Los caminos ya se angostan en la ruta
mas la fuerza de Tu huella persevera.
Mas allá de contratiempos y pesares
nos empuja la Divina Providencia.

Mientras cae la noche lenta del camino
Amanece la ilusión de ir a Tu encuentro.
Duermen ya los corazones peregrinos,
Reza un ángel a la Reina de los Cielos.

¡Reina mía!
¡Nos recibes con los brazos bien abiertos!
Mientras duermen en Tu paz los corazones
rezan ángeles la gloria de los cielos.
Yo te dejo en este canto el corazón
vamos todos de la mano hacia Tu encuentro.

Salta, agosto del 2003

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 13 febrero 2014

Zamba de Adoración

Esta poesía es una de las que más quiero. Resultó de una reflexión que compartió conmigo José Llorens en la vuelta de una peregrinación a Salta cuando nuestro colectivo quedó averiado bajo el sol de Santiago del Estero. Trata, en la primera parte, de describir la aparición de la Virgen que se presenta arrodillada adorando la Eucaristía. A partir de este ejemplo y esta adoración, la segunda parte de la zamba consiste en el ruego por aprender a adorar como Ella lo haría.

Virgen

Bajo un velo de nieve y de blanco crisol
como el cielo es Su limpio mirar.
Con las manos muy juntas, contra el corazón
de rodillas, de frente al altar.
Su mirada clavada en Aquel Corazón
que en la Hostia Dios quiso dejar.

Por el velo que cubre su pelo de sol
baja un rayo de luz celestial,
y que muere en Su manto, de azul y de amor
como ríos que dan vida al mar.
Ella adora, ferviente, el Cuerpo de Dios
y nos muestra el camino a la paz.

Los cerros se elevan al cielo
titila la estrella salteña
pues la Madre de Cristo se postra ante Dios
y su ejemplo nos marca la huella.
Yo quisiera, como Ella, poder adorar
a mi Dios escondido en la Tierra.

Peregrinan las almas, se acercan a Ti
un llamado quieren responder,
y te ven tan humilde adorando al Señor
que les llenas el alma de sed;
una sed de querer acercarse a Jesús
y que es el camino a la Fe.

Vive siempre caminos de amor y de paz
Y en la Virgen descansa tu andar.
Reza el Santo Rosario por la conversión
Goza siempre a Jesús hecho Pan.
En la Hostia, escondido, el Corazón de Dios
Necesito aprender a adorar.

Estribillo. 

Salta, junio de 2003

Escuche la canción aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 13 febrero 2014

Jornalero de Dios

Esta poesía la escribí hace muchos años a raíz del testimonio de uno de los primeros servidores de la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús. Un indio que desde su noble simpleza se dejó ganar el corazón por la Santísima Virgen y se convirtió en el primer trabajador a Su servicio. Además de contar su historia queda latiendo el mensaje central: que lindo poder ser Jornaleros de Dios.

En la noche que le cae sobre la frente
se descubren las estrellas de sus ojos
y se pierde en la rudeza de su piel
la sonrisa y la nobleza de su rostro.
Piedra y fierro, entrelazados, son su cuerpo
mas es carne el corazón, también de oro.

De sus sueños amanece recordando
la Señora que lavaba junto al río.
Y recuerda en Su mirada tanta paz…
Y recuerda que jugaba con Su Niño…
Pero es hora de marcharse a trabajar,
es su sueño el que lo espera en Tres Cerritos.

Al entrar en el Santuario
¡él descubre la Señora que había visto!
Y la Virgen se le abraza al corazón
y pregunta si a Jesús quiere servirlo.
Alza el vuelo, allí, su alma y él responde:
¡Jornalero de mi Dios, y a su servicio!

Su trabajo al servicio de la Virgen
le da miedo, pero causa su alegría:
Ella guía su machete por el cerro
y señala donde hallar cosas perdidas.
Y su espíritu salteño sin doblez
ya descansa en los brazos de María.

Gracias doy a esta persona por su gesto
Recibiendo en su alma a nuestro Dios.
Es ejemplo, para mí, pisar el miedo.
Grande es aquel que cumple su misión.
HOy le canto al testimonio de un salteño,
Ruego a Dios que me convierta el corazón.

Estribillo.

Salta, abril de 2003

Escuche la canción aquí

gilgifervirgengre

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 diciembre 2013

Empresario, poeta y mártir

Hace algunos días, leyendo Las Moradas de Santa Teresa de Jesús, encontré una frase que me dió mucha luz y tranquilidad. En el capítulo cuarto de la sexta morada establece un diálogo en el que El Amado (Dios) dice:  “No tengas pena, que o ellos han de alabarme a Mí, o murmurar de ti; y en cualquiera cosa de éstas ganas tú.”
Fue un lindísimo descubrimiento y también muy cierto, si queremos hacer la Voluntad de Dios siempre habrá muchos “incómodos” con nuestro obrar. Que Dios y la Virgen me den la fuerza para seguir yendo contra corriente y que al final de mis días pueda poner, agradecido al Espíritu Santo, este título como epitafio de mi sepultura.

Santa Teresa descubre
en su Castillo Interior
dar gloria a Dios con tus obras
o que murmuren de vos,
camino al cielo son ambas
son huellas de salvación.

Me alegran estas palabras
que alivian mi corazón
pues las sendas que recorro
suponen un gran dolor.
Pero el cielo es el destino,
la vida es Servir a Dios.

Renuncia y desprendimiento
signaron esta pasión
prestigio, bienes, amigos…
las vanidades del “yo”;
el dolor de la familia,
el clavo que más dolió.

Empinado es el camino
que llamaste a recorrer:
empresario, poeta y mártir
¡como epitafio querré!
De Tú Gloria sean mis obras…
y ¡que murmuren también!

Buenos Aires, 5 de diciembre de 2013

statere

Posteado por: Fernando García Llorente | 11 octubre 2013

Reparación al Divino Corazón

Esta poesía la acabo de escribir en la Adoración del San Pablo. Era la poesía pendiente del último viaje a Salta (hace dos semanas) que expresa el dolor y la preocupación en defensa del Divino Corazón Eucarístico. Es un mensaje al mundo, pero en especial a los sacerdotes, para que nunca pierdan el cuidado y la devoción al Corazón Eucarístico que tienen diariamente en sus manos. Un grito de reparación por las caídas que vivimos en la peregrinación, más los ultrajes en el ataque a la Iglesia de San Ignacio, más la cantidad de comuniones sacrílegas que hay por la poca conciencia de pecado de las almas. En fin… un granito de arena para que nunca dejemos de tener conciencia de la Entrega de Jesús en la Comunión y nuestra debida preparación.

EUCARISTIA

El cuerpo de Cristo cae
temblando de la patena
y vuela el alma devota
al suelo, con lengua afuera.
(y al suelo el alma devota ya vuela)

Y cae otra vez la Hostia
abismos entre las gradas
para que aquel sacerdote
limpiando repare el alma.
(y el sacerdote limpiando repara)

El Corazón de Jesús
resbala, otra vez, partido
y muy pronto purifican
Aquel Corazón Herido.
(y purifican Corazón Herido)

Entre jóvenes quisiste
que todo esto pasara
queriéndonos enseñar
Tu entrega hacia nuestras almas
¡Oh Corazón de Jesús!
en partículas Presente
enséñame a comulgar
en gracia y devotamente. 

Sigue cayendo Tu Cuerpo
otras tres veces al suelo
como en un nuevo Calvario
tres veces camino al cielo.
(como en un nuevo Calvario hacia el Cielo)

Mas de nuevo en Buenos Aires
apretado en este espacio
te muestras con gran Amor
ultrajado en San Ignacio.
(en San Ignacio serás ultrajado)

Y al final, San Nicolás
en la fiesta de Tu Madre
que, cobarde, no corrí
a ayudar a levantarte.
(cobarde fui por no ir a levantarte)

Reparemos al instante
cualquier ultraje o descuido
y nunca sin confesar
comamos de este Pan Vivo.
¡Oh Corazón de Jesús!
que entregarte así quisiste
enseñame a comulgar
como comulga La Virgen.

Buenos Aires, Adoración en el San Pablo, 11 de octubre de 2013

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 15 abril 2013

Pequeños Servidores

Esta poesía la escribí anoche volviendo de la peregrinación a Salta. Intenté poner en palabras e imaginarme la oración de intercesión que viven los bebés en las panzas de sus madres. Almas purísimas que aunque no vemos porque todavía no han nacido, seguramente reciban el cálido abrazo de nuestro señor y sientan el deseo ardiente de ser también sus siervos.

Enlazados entre nardos
y rocío de las rosas
los perfumes de los cielos
embriagaban suelo y roca.
Elevada por un ángel
mi alma vuela a mi Señora.

El servicio hasta el rosario
preparárome en silencio
y el tercer misterio fue
el testigo del encuentro:
el saludo entre dos madres,
¡yo saltando de contento!

En el vientre de mi madre
la oración de intercesión
es encuentro emocionante
del abrazo del Amor.
Una Madre de rodillas,
la otra al suelo, sin temor,
yo prendido a Jesucristo
para darle el corazón.

El adiós no es despedida
pues ya pronto volveré,
ya tal vez habré nacido
y quiero ser testigo fiel
¡pues la Madre necesita
servidores de bebés!

Salta, 14 de abril de 2013

Escuche la canción aquí

MujerEmbarazada

Posteado por: Fernando García Llorente | 10 marzo 2013

El Canto Silencioso

Recién llegado de la peregrinación de coordinadores de la que fue santo protector y en el día de comienzo de su novena le escribí esta poesía a San José. Gran parte de todo este camino de conversión fue el aprender a tratarlo, ya que siempre, desde su humildad y silencio me llevaba a María y a Jesús. Quisiera desde ahora tenerlo más cerca, que pueda actuar de padre sustituto como lo fue de Jesús. Que me enseñe desde el silencio y la humildad, desde el trabajo y la obediencia a Dios, que me de el perfecto equilibrio que tuvo para hacer la Voluntad de Dios, ser un padre ejemplar y un modelo de trabajador responsable.

san jose

Entre flores ya se asoma
imponente tu figura
que con rígida hermosura
te describe con pureza:
roca fiel es fortaleza
de alma en límpida blancura.

El silencio de tu canto
se hace eco en corazones
que aturdidos de razones
buscan dar explicación.
El secreto es la oración,
la confianza sin temores.

¡Oh Patriarca San José!
Hoy te adopto como padre.
Enseñame como darle
nuestra vida, toda, a Dios
para ser una canción
que la cante Nuestra Madre.

Voy siguiéndote las huellas
del empeño y sacrificio
pero busco el equilibrio
que lograste con tu hogar:
ser buen padre y trabajar
en el mundo para Cristo.

Justo y casto con tus pares
Obediente a nuestro Dios.
Sos Señor y servidor,
En un mundo que persigue,
de los padres que deciden
dedicar su vida a Dios.

Salta, 10 de marzo de 2013

Escuche la canción aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 febrero 2013

Oculto, mas no ausente

A punto de cumplirse el primer año de la partida al cielo de papá le escribí esta poesía. El recuerdo de aquel repentino despertar que tiempo después entendí como la despedida de su alma. Unas lineas sentidas y una imagen que siempre me gustó: la presencia del sol tras las nubes de una intensa lluvia. Una forma de tratarlo que aún hoy sigue vigente en mi vida, y como muchas de las cosas, están ocultas a los ojos pero a la vez muy presentes.

La noche se dormía en el silencio
arrullada en el canto de los grillos
que miraban desgajarse con la luna
el plateado zigzaguear del Saladillo.
Se quedaron en el eco los cantares
que alababan a la Virgen y a su Hijo.

Cual viajera sideral por las estrellas
galopó enarbolada por los vientos
su alma pura que quería despedirse
y en la gota de rocío dio su beso:
el sublime despertar que una mañana
me contó que me esperabas en el cielo.

Aún perdura ese canto de tu risa
y el sentido titilar de tu mirada
pues sembraron con semillas de cariño
esas tierras bien profundas de las almas.
Hoy retoñan inundadas de recuerdos
y ni el velo de la muerte los empaña.

Pinta el cielo su magnífico arco iris
Asomándose entre nubes nace el sol
Pareciera que ocultarse no es ausencia
A pesar que se nos llueva el corazón
y brillando en la paz y tras las nubes
nos proteges desde el seno del Amor.

UCA, 6 de diciembre de 2005

blanca papa ramon mama y rafa en la cocina

Posteado por: Fernando García Llorente | 8 enero 2013

Pintándote

Otra poesía de mi juventud. Dedicada al amor y a la persona que esté preparada para mi, que no conocía todavía en el momento de escribirla. Un lindo homenaje para preservarse y seguir guardándose para la persona que Dios elija para uno.

Con el sol, muere la tarde en primavera
mientras tímidas asoman las estrellas,
y en el gajo de la luna se refleja
la figura celestial de tu belleza.
En tus ojos florecida encuentro el alma
en que el amor, sincero y casto, deja huella.

Recostada en mi pecho y abrazada
como flor descansando entre las ramas
se agiganta, dentro mío, el corazón
que latiendo contra el tuyo encuentra calma.
Y así hablan el idioma del amor
mientras quedan en silencio las palabras.

El purísimo perfume de tu pelo
deja estático y en éxtasis al viento
contemplando la sublime majestad
con que baja por tus hombros hacia el suelo.
Y mi mano, cariñosa, que lo peina
mientras vuelan nuestras almas hacia el cielo.

En tu boca acallada de palabras
se dibuja inocente la sonrisa
de quien sabe que es amada como es,
que la quieren y que vale por sí misma
y refleja su mayor tranquilidad
porque Dios es siempre centro de sus vidas.

Anochece lentamente en las montañas
Muere el sol abrazando cordilleras
Oigo grillos que comienzan a entonar
Recitados de amor a alguna estrella.
¡Qué sereno y qué feliz es el amor
de un noviazgo en el que Dios deja su huella!

Buenos Aires, 7 de junio de 2005

Posteado por: Fernando García Llorente | 8 enero 2013

Ojalá pueda cantarte

Transcribo una serie de poesías escritas en mis épocas universitarias. Palabras escritas al amor o al enamoramiento de esos años después de los tiempos díficiles. Lindos recuerdos y sentimientos que quizás alguno pueda llegar a sentir como propios.

Ojalá pueda cantarte
lo que hoy quiero escribir
pues valiente es el poeta
que se esconde tras de mí
y demuestra lo que siento:
lo feliz que soy por tí.

Fue en tus ojos que al llegar
vi el relámpago de amor
que profundo como el mar
inundó mi corazón
y lo hizo revivir
en el sueño de los dos.

Laten versos nuevamente
cicatrizan las heridas
como cae la tempestad
tras el tiempo de sequía
y florece el corazón
y renace en mí la vida. 

La ternura de tu rostro
enmarcando tu belleza
que titila por tus ojos
de diamante, flor y estrella
y que llevan a tu boca
coronándote princesa.

Revivió mi corazón
oigo ya latir la vida.
Con mi mas sentido amor
hoy te dejo mi poesía.
Intenté decir con esto:
¡Más te quiero cada día!

Estribillo.

Buenos Aires, UCA, 6 de junio de 2005

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 diciembre 2012

Preferimos Paraiso

El mundo tiene una lógica muy diferente a la de Dios, pero a su vez Dios se vale del mundo para que aprendamos a amarlo cada vez más y a seguirlo hacia el cielo. Esta poesía es el costado de un pensamiento y sentir profundo que sigo masticando todos los días de mi vida: tratar de descubrir en cada instante la Voluntad de Dios y hacerla nuestro camino.
Esa misma inquietud fue la que transitamos en la última peregrinación a nivel físico y me sirvió para sacar algunas conclusiones. Uno ve, en algún momento, el camino claro y ante las dificultades y trabas que presenta el mundo tiende a pensar que Dios quizás quería otra cosa. Pero perseverar en el camino confiando en aquella luz que vio hace tiempo, solo sostenido por la Fe cuando todo es oscuridad, tiene su premio al final de la tormenta. Como enseña San Felipe Neri, no nos importan las cosas de mundo ni las trabas que este proponga, preferimos el Paraíso que espera al final del camino, que es la felicidad de escribir el plan que Dios tiene para nosotros.

A través de las tinieblas
naufragando por las calles
nos llegamos a Tu mundo
pues ansiamos que nos salves.

El camino se complica
mas, seguimos de Tu Mano
pues la ruta hacia los cielos
tiene huellas de Calvario.

Y en el Cerro nos esperas
al costado del camino
para hacernos servidores
que ese es nuestro destino.

En el mundo busco el cielo
y lo encuentro en el sagrario
que es refugio de Tu Paz:
alegría en nuestro llanto.

Los caminos del Señor
insondables e infinitos
nos alejan de este mundo
¡¡preferimos Paraíso!!

 Salta, 9 de diciembre de 2012

Para escuchar la canción presiones aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 28 noviembre 2012

Familias del Cerro

En la última peregrinación a la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús tuve muy presente a la familia, en todos sus aspectos. La señora María Livia habló en la conferencia especialmente de aquellas almas de los hijos no nacidos, pude compartir con mis primas la vitalidad de los sobrinos, festejar un cumpleaños importante y con mucho cariño, recordar como el cerro fue siempre un motivo de unión de la familia en términos ampliados y por supuesto también poder saludar en vivo al angelito que nos espera en el cielo. Por ese motivo, y por creer que muchos de los miembros de la familia también merecían su homenaje es que escribí estas líneas. Donde pudimos transformar El Cerro de la familia en La Familia del Cerro…

El manto de plata del cielo
cobija las almas que afloran.
Fragancias de rosa y de nardo
convierten en luces sus sombras.
Familias reunidas, sin tiempo,
encuentros que a Cristo lo adoran.

La cruz implantada por Tata
descansa bañada en rosarios,
designios divinos del tiempo
que hicieran eterno regalo:
un cerro para la familia
“familias del cerro” formaron.

Sagrada Familia que reinas
estrella de amor y consuelo
venimos cantando y a verte
pues somos familias del cerro.
Unidos con santos parientes
te rezan la tierra y el cielo. 

La gracia acompaña la cruz:
misiones, entregas, calvarios.
Familias que forjan su Fe
a espaldas de Eduardo y Fernando.
Crisol de dolor que cimienta
santuario de Amor hermanado.

Familia de Dios que desean
Amarte y seguir a Tu estrella,
Mirar con dulzura caminos
Imagen y voz de tus huellas:
La Fe y el Amor serán siempre
Incienso de un alma serena.

Salta, 11  de noviembre de 2012

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 2 noviembre 2012

Resplandor de Estrella

 Demasiado compleja y profunda la explicación… demasiado difícil compartírselas… simplemente la poesía.

Fugaces fueron tus huellas
surcando pasos de días
haciendo en veloz carrera
lo que otros hacen en vidas:
cumplir aquí tu misión,
viniendo te despedías…

Y recordar los instantes
que desgranamos muy juntos
reflexionar que dejaste
tu resplandor más profundo:
fuiste causal de alegría
e hiciste rezar al mundo.

La Iglesia invoca tu fiesta
celebrando santidad
alma pequeña y callada
que no llegaste a alumbrar.
Estrella fugaz que deja
su resplandor celestial.

Eterno amor lleve el canto
para que se oiga tu grito
por el desgarro de hermanos,
fugaces luces, chiquitos,
personas que desde el vientre
sufren martirios benditos.

¡Cuando me asome en el cielo
Abrazos mil te daré!
Tus ojos el mar sereno,
Un pelo de sol y miel.
Tu abuelo estará a tu lado
recios custodios de Fe.

Todos los santos alaban
altares cantan a Dios.
Tu altar, pequeño y callado,
tiene un devoto en tu honor:
mi estrella fugaz, mi niña,
¡se luz en mi corazón!

Buenos Aires, Fiesta de Todos los Santos, 1 de noviembre de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 5 octubre 2012

Aliento de Vida por Nacer

Tengo el gusto de poder escribir esta poesía. La misma pinta este momento tan preciado de la concepción humana. Momento en el que el aliento de Dios, al instante de la concepción, sopla el alma de la persona engendrada. Momento sagrado de co-creación y misterio en el que nos hacemos transmisores de la vida. Una nueva vida que empieza…

En momentos en los que se escuchan leyes y regulaciones del aborto necesitamos ser un grito de vida en defensa de los niños por nacer. Una persona está creciendo en ese seno materno, una persona en la que Dios infundió el alma y a la que asignó un ángel de la guarda, una persona que tiene una misión que cumplir en este mundo. Démosle espacio a la vida y que Dios nos mande a nosotros y a todos aquellos que quieren traer sus hijos al mundo, a todos aquellos que no son bienvenidos.

El baño de plata de luna
que abraza rocíos del aire
contempla el aliento de vida
que surca los cielos radiante.
El alma se infunde en el vientre,
concibe persona brillante.

La luz que titila en estrellas
arrulla es el canto del viento
poesías de cielo y camino
que has de recorrer en el tiempo.
Naciente la flor que cobijo
halló en este seno materno.

Enviada del cielo llegaste
en alma de luna y de campo
a ser sal y luz en la tierra
a dar tu alegría y tu canto.
Seré un compañero en tu viaje
sigamos camino de santos.

Silencio de grillos que marcan
la vida que empieza a latir
en voz de eucaliptos descubre
deseos y sueños en mí.
Aliento de la Providencia…
instantes… suspenso… y el sí.

Creí que cantaba la luna
Amores de noche y estrella
También sospeché que los vientos
Andaban destino de siembra.
La vida engendrándose fue
Imán de poesía sereNA.

Saladillo, otoño de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 septiembre 2012

Soledad en el Sagrario

Esta poesía la escribí en el 2003 con la ayuda de Facundo Darmandrail pero recién pude ponerle música la semana pasada. Trata sobre un pedido de Jesús Eucaristía que está vivo pero solo en el sagrario y que quiere seguir amándonos desde allí. Ojalá sirva para tenerlo más presente y pasarlo a saludar cada vez que podamos.

La mañana con su brillo matinal
me descubre la fachada de una Iglesia
me detengo sorprendido al escuchar
un murmullo que a mi corazón inquieta.

Me pregunto ¿quién se encuentra en soledad?
¿quién desea íntimamente mi presencia?
¿quién requiere la atención de un transeúnte?
y en un canto Él me brinda Su respuesta:

Mi Corazón está latiendo, y susurrando te llama
aunque Lo olvides, te quiere, aunque lastimes, te sana.
Mi Corazón está esperando en cada Hostia tu abrazo
solo hay que abrirle la puerta, Él quiere seguir amando.

Con la luna reflejada en la ventana
me presento arrodillado ante el sagrario
y al pensar que de esta forma yo lo amé
me doy cuenta que Él muriendo me ha salvado.

Con vergüenza y desprecio de mis faltas
le entregué mi corazón pequeño y duro.
Él lo ama y lo colmó de bendiciones
cual si fuesen mis migajas, oro puro.

Mi Corazón está latiendo, y susurrando te llama
aunque Lo olvides, te quiere, aunque lastimes, te sana.
Mi Corazón está esperando en cada Hostia tu abrazo
solo hay que abrirle la puerta, Él quiere seguir amando.

 Buenos Aires,  septiembre de 2003

Escuche la canción aquí

 

Posteado por: Fernando García Llorente | 16 agosto 2012

Vivir para ser Santo

Esta poesía integra varias reflexiones de la semana, empezando desde la peregrinación a Salta, siguiendo por la adoración de las vísperas de la asunción y la homilía del Padre Francisco Morad, junto con algunos sucesos de estos días. Es un retrato que intento hacer de la Virgen María de las actitudes que rodean toda su vida, principalmente: estar disponible a la Voluntad de Dios, aceptar esa Voluntad y glorificar a Dios por la obra que ha hecho a través de Ella.

En la fiesta de Asunción
quise descubrir tu ejemplo
e inspirado, allí, en el templo
dejo fluir la palabra
pues la pluma se hace gracia
cuando Tu vida reflejo.

Y la primera actitud
que descubro en la oración
es estar, sin condición
por entero disponible
para así, siempre servirle
al Padre que nos creó.

Además de disponible
hay que aceptar la misión:
“¡Hágase!” de corazón
y aceptar la voz del alma
que en silencio siempre habla
los susurros del Señor.

Condimentos ya le agrego
al retrato de María:
invisible, calma y pía
fuerte como un madero,
escalera a nuestro cielo,
Flor de Sabiduría.

En Magnificat termino
el esbozo de mi canto
ser consciente del encanto
que Dios tiene a nuestro obrar
instrumentos de humildad
en vivir para ser santos.

Buenos Aires, 16 de agosto de 2012

Escuche la canción aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 julio 2012

Cruzados de Dios

El último día de la peregrinación partimos hacia Betania y hacia el Río Jordán. Dos pasajes de la Vida de Jesús que nos habían quedado descolgados en la cronología del viaje. Sin embargo, también providencialmente siempre puede ser un mensaje del cielo después de todo lo vivido. Una vuelta a nacer en el bautismo y un camino a seguir en nuestra vida cotidiana: ser buenos amigos de Jesús.

Al ocaso de este viaje
nos llegamos a Betania
donde a uno se le entraña
el valor de la amistad,
y quisimos celebrar
en la gruta de montaña.

Junto a Marta y a María
recordamos los amigos
que serán nuestros testigos
de la vida que llevamos
ya que juntos caminamos
hacia Dios que es nuestro abrigo.

Un amigo es un tesoro
si te ayuda a hacer el bien,
si te anima y es sostén
allana el camino al cielo
y en las penas es consuelo
es la gracia en el desdén.

En las aguas del Jordán
terminó nuestra aventura
cual si Dios en Su ventura
nos enviara Su mensaje:
Bautizados de este viaje
Cruzados de Su hermosura.

Betania, 27 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 julio 2012

Ápostoles Modernos

En el sexto día de la peregrinación en Tierra Santa nos llegó el momento de visitar el Cenáculo. El contraste de nuestras emociones y nuestro espíritu con el lugar son parte de la experiencia. Lamentablemente abandonado como un altillo sin usar, ahí estaba el cuarto donde prácticamente nació nuestra querida Iglesia. Allí podíamos revivir el lavatorio de los pies y el mandato de servicio, la institución de la Eucaristía, allí se presentó resucitado y allí vino también el Espíritu Santo. En ese “HIC” (aquí) estuvimos parados meditando, rezando, intentando transportarnos dos mil años atrás para compartir esa Cena con el Señor y recibir el Espíritu Santo otra vez. Acá la poesía recuerda esos momentos recorriendo los detalles cristianos que están ocultos en ese cuarto.

Monte Sion muere en la tarde
el Cenáculo presenta su solar
como antaño, peregrinos,
a tu espacio Te venimos a buscar.

Escalones se hacen paso
rumbo al cielo donde lavaste los pies
que relleno de Tu aire
nos cobija en nuevo Pentecostés.

Y reunidos a Tu lado
el pelícano afina nuestro cantar
olivo de Eucaristía
nos presentan a nosotros vino y pan.

El Cordero que ilumina
nuestras almas que de gracia colmará
el Espíritu de fuego
para apóstoles modernos engendrar.

Celebremos que el Señor
En la Santa Eucaristía se ha quedado
Nace aquí toda la Iglesia
Amor Vivo con Su Sangre derramado.

Jerusalén, 26 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 julio 2012

Del Olivar a la Cruz

El 5to día, ya instalados en Jerusalén vivimos los momentos de agonía, de soledad y de pasión y muerte a través de la vía dolorosa. Luego de una adoración lindísima con rosario incluido en el Huerto de Getsemaní, partimos a vivir la Pasión de Jesús. Entre el tumulto indiferente de los habitantes de la ciudad, pasamos con nuestra Cruz rezando el vía Crucis. Ignorados y hasta embestidos por los comerciantes y la gente, diferente al acostumbrado rezo contrito, silencioso y profundo, tuvimos que vivir la Pasión trasladados a tiempos de Jesús: un camino doloroso pero principalmente indiferente e irreverente del mundo.

A la sombra de tu huerto
enclavada en una gruta
madurándose la fruta
que está dentro ‘el corazón
de rodillas, emoción,
Tu presencia se disfruta.

Por la sombra y entre olivos
el rosario se desgrana
cuenta a cuenta, a veces sangra
porque en el mismo lugar
Judas lo mandó a entregar
para que a todos salvara.

La explanada del Gran Templo
es testigo de Tu paso
de camino ante Pilato
por la vía dolorosa
con la Cruz a cuestas gozan
nuestras almas cada paso.

Y morimos todos juntos
a Tus pies en el Calvario
con María, de la mano,
nos bajamos de la Cruz
para que brille Tu Luz
en sepulcro transformado.

Pasó el día en Tu Presencia
Amanecido de Amor
Sacrificios y dolor
Inundaron nuestras almas.
Olivares y Hostias calman
Nuestra noche junto a Vos.

Jerusalén,  25 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 julio 2012

Melancolía y camino

En el cuarto día de peregrinación nos topamos con unos sentimientos encontrados que vale la pena vivir. Abandonamos la calidez de Galilea para disponernos a partir a Jerusalén. Nos dimos cuenta, que parecido a los sentimientos de Cristo, nos entristecía la partida pues sabíamos que allí debíamos acompañarlo hasta la Cruz. Fue un desencanto muy agradable ya que nos permitió meternos un poco mas en el evangelio y pensarnos, como Jesús, despidiendo Galilea y sabiendo lo que le esperaba en Jerusalén. Aprendamos esa valentía de seguir adelante con Jesús aún cuando sabemos que dejamos la comodidad para subir al Calvario.

Melancolía y camino
sentimientos de Jesús
dejar atrás Galilea
para subirse a la Cruz.
Un alto en Monte Carmelo
para llenarnos de Luz.

Subir a Jerusalén
dejar la comodidad
como la espiga de trigo
morir para hacerse Pan
la Cruz será puerta estrecha
para Vivir de verdad.

 Y divisar las murallas
y alzar en cantos la voz
pues se acobardan los cuerpos
y hay que llenarse de Dios:
venimos a Tu Calvario
soñando resurrección.

 Desde lo alto Tu Madre
mostrando al mundo el Amor
que presentando a Su Hijo
produce eclipse de Sol
Dios que ha vivido este mundo
y este mundo sin Dios.

Jesús llegó con nosotros
Está a tu lado y de pie
Recibe grata la ofrenda
Usándola en nuestro bien:
Sufrir con Él el Calvario
Ahondar caminos de Fe.

Monte Carmelo, 24 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 junio 2012

Una Barca en la Trinidad

Tercer día de peregrinación en Tierra Santa. Seguimos las huellas de Jesús en Galilea meditando sobre su Vida Pública con la gran sorpresa de haber encontrado un paisaje verde y fértil que nos cambió de color el evangelio. Aquí, en esta poesía, un breve recorrido fresco y ágil de una jornada muy agradable con mucho de contenido evangélico del que estamos mas acostumbrados a escuchar en misa. ¿El sentimiento a transmitir?: la frescura de las obras de Jesús en un entorno agradable y lleno de paz.

Con ardiente rubor en las montañas
en azul espejo va surcando el lago
una barca en madera modesta
que lo ambienta todo, y a Jesús su paso
pues verdes praderas, montañas y orillas
son en Galilea huellas de Tu rastro.

Y sobre las hierbas del Tabgha me encuentro
junto a cuatro panes que dejó en el cesto
porque el quinto estaba en Manos de Cristo
en Eucaristía para el pueblo hambriento.
Quiero yo ofrecerte mis pobres pescados
porque en el milagro Tu harás el resto.

Y sobre la barca voy surcando cielos
que ya se reflejan en rostros de agua
mientras, relajante, una suave brisa
nos pone camino al Jordán y al alba.
Somos una barca en la Trinidad
que guía, sostiene, nos empuja y manda.

Con San Pedro fuimos a Cafarnaúm
y nadó veloz hacia aquel abrazo
que Jesús le diera en la Mensa Christi
para confirmarlo como su primado
y con Magdalena, el atardecer
se hizo Eucaristía con montaña y lago.

Bienaventurados al subir al monte
Amando el misterio de la nueva ley
Resuena en nosotros debajo del arco
Corazón que quiere convertirse en fiel
Arriba plasmado un nuevo mandato:
herencia de tierra, mansedumbre y Fe.

Tabgha, 23 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 junio 2012

Misioneros del Silencio

En nuestro segundo día de peregrinación en Tierra Santa nos adentramos en el misterio de la Vida Oculta de Jesús. El punto culmen que retrata la poesía fue la misa que tuvimos en Caná de Galilea, donde vivimos la gracia de renovar también nuestras promesas matrimoniales. De este hecho se desgrana la poesía, que trata el sacramento del matrimonio y la presenta a Nuestra Madre como Mediadora dispuesta a mimarnos siempre con gracias.

Sacramento singular del matrimonio
que enaltece Jesucristo con Su signo:
el prodigio que anticipa Eucaristía
convirtiendo aquella vez el agua en vino.
Y sensible es el signo de la unión
que Dios hizo con la Iglesia en Jesucristo.

En Caná de Galilea también quiso
nuestra Madre declararse mediadora
y por esto también quiso en este día
estar presente con su ángel en la boda
renovando el matrimonio con nosotros
reflejándose en el oro de la copa.

Y resuenan dentro nuestro sus palabras
preocupada por cumplir nuestros pedidos
como Madre que anda siempre bien pendiente
de mimar con cosas lindas a sus hijos.
Hoy nos quiso regalar con Su presencia
ese don de hacer retoños del olivo.

Matrimonio que se yergue en vocación
coronando de Jesús su Vida Oculta
cual si fuese sacramento que refleja
el ser santos del silencio al ir en busca
ser familia, ser iglesia en el hogar,
ser heroicos en el mundo que resulta.

Meditando en el misterio de Caná
A las almas le han plantado una semilla
Tierra Santa que de gracias derramadas
Riega el suelo y corazones sin orillas.
Inminente la encomienda celestial:
Misioneros, Matrimonios y Familia.

Galilea, 22 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 junio 2012

Le Venimos a Adorar

En el viaje a Tierra Santa tuvimos la gracia de seguir las huellas de Jesús y en un recorrido relámpago meternos en los misterios de nuestra Fe. El primero, durante el primer día de peregrinación, fue el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. En base a nuestra visita al Campo de los Pastores y a la Basílica de la Natividad, donde pudimos celebrar misa en el altar de la adoración de los pastores, surge la siguiente poesía. La idea de la misma es reflexionar sobre las distintas adoraciones que hubo al momento del nacimiento de Cristo: la del vientre de su madre, la del pesebre, la de los pastores y la que podemos hacer nosotros en cada misa frente a cada Eucaristía. Espero que les guste.

Atardece en el pueblo de Belén
una gruta ha cobijado la Familia
que descansa tras la desesperación
cual cordero que del frío se refugia.
Ahora adoran en silencio el Santo Vientre
que dará por fin la Luz en la vigilia.

¡Ha nacido el Salvador! y ya lo han puesto
en la roca del pesebre entre la paja
mientras ángeles celebran con sus cantos
y el Cielo, de la gruta, hace su casa.
San José emocionado al adorarle
con la Virgen de rodillas, dulce y mansa.

Ya se sienten los pastores ir llegando
desde el campo, con deseos de alabarle
y le encuentran en pañales al pesebre
como antes se lo había dicho el ángel
y pastores somos todos pues traemos
como ofrenda, corazones a dejarle.

En la misa el sacrificio de la Cruz
nos transporta a revivir la Navidad
ya que Dios se hace presente en el altar
con las manos que consagran vino y pan.
Entre ángeles, con María y San José
cual pastores le venimos a adorar.

Bethlehem, 21 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 junio 2012

¡Hasta el Cielo!

Estos versos los escribí en mi estadía en Madrid, alojado cerca de la Puerta del Sol, donde la noche madrileña contribuyó a que me siente ante la hoja de papel. Conjuga este arrebato de escribir en formato de verso libre, al cual no soy muy afecto,  y aquellas palabras de despedida que le hiciera papá al tío Rafa y que resonaban en el corazón al pisar aquellas calles que habíamos recorrido juntos.

Madrid duerme entre sus callejuelas de adoquines
bulliciosas tapas que colapsan con su latir profundo
silenciosas, como palabras dichas de tu boca,
cada postal y cada esquina tiene tu recuerdo.

Y pensaba… y vivía tus explicaciones
anécdotas de churros con chocolate en San Ginés
artistas en el Prado y un descanso en el Retiro
esa España Real de antaño cimentada en Fe.

Se hace nudo la garganta y se exprime el corazón
la pregunta aguda, que en el pecho clava no encontrar explicación
¿son tus pasos, los que ahora quedos, caminamos juntos?
¿fue el sosiego del estar contigo o ilusiones vanas sobre heridas viejas?

Las palabras dichas al tío Rafa hoy surcan el cielo, pues han sido eternas
despedidas, como Dios las manda, anhelos de cielo son respuesta y lágrima.

Madrid, 10 de junio de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 mayo 2012

Frases para Rezar

En el día de mi santo voy a inaugurar esta categoría. En la misma encontraran frases que han hecho eco en mi corazón de personas que comparten mi fin en esta vida, que es la santidad. En ese camino muchos han dejado estas “pepitas de oro” para que nosotros, que venimos detrás, tengamos una mejor visión del camino. Encomendándome a San Fernando y bajo la protección de la Santísima Virgen espero que esto sirva para mi camino espiritual y sea un bálsamo y una guía para aquellos que comparten este camino al cielo.

La Fe práctica en la Divina Providencia tiene dos leyes fundamentales: la ley de la puerta abierta y la ley de la resultante creadora. (P. Kentenich)

Para quienes consideramos que la felicidad consiste en seguir el camino que Dios nos tiene preparado, un ejercicio cotidiano es intentar “leer” este camino en medio de nuestro día. En esta gimnasia me resultó muy útil la aplicación de estas dos leyes, que fiel al estilo práctico alemán del Padre Kentenich, simplifican la interpretación de las “sugerencias” de Dios en nuestra vida.
La primera ley es aplicable antes de cada decisión. De alguna forma, si estamos atentos, Dios nos va abriendo puertas en nuestro caminar. Si tenemos la capacidad de controlar nuestros caprichos de dirigirnos a nosotros mismos, si tenemos la suficiente presencia de Dios para ver en cada puerta abierta algún mensaje, si no estamos atados completamente a nuestro “plan de ruta” sino que proponemos un camino pero estamos abiertos a cambiarlo, vamos a encontrar en la ley de la puerta abierta una manera de “traducir” la voluntad de Dios.
Esta primera ley, que ayuda en el momento de cada decisión, tiene una segunda que la comprueba. La manera mas eficaz para darnos cuenta si la decisión tomada era la Voluntad de Dios solo puede ser comprobada después de un tiempo, y es mediante la ley de la resultante creadora. En lo personal, el camino que Dios nos preparó siempre se detecta a través de la paz del corazón. Cuando las elecciones nos producen paz (que no significa que no hayan dificultades) es un primer indicador. Sin embargo, para acercarnos a la certeza una vez que haya pasado un tiempo, podemos usar esta segunda ley. En esta ley se exigen tres elementos, que si se dan, nos pueden dar práctica certeza de que fue el camino de Dios. El primer elemento es la pequeñez de los instrumentos, generalmente quienes realizamos la tarea somos muy poca cosa. El segundo elemento es la magnitud de las dificultades ya que el camino a la santidad es un camino que pasa necesariamente por el Calvario. El tercer elemento es la resultante creadora que significa que la magnitud del logro es inmensamente mayor a la que corresponden a los instrumentos que la realizaron. Es la realidad del ciento por uno que hoy nos decía Dios en su evangelio.
Como ejemplos de esta ley podría citar algunos que pueden ser casi públicos, aunque estoy seguro de que todos tenemos maneras de comprobar acciones privadas de esta misma forma. Si pensamos en la Iglesia Católica podemos ver la pequeñez de los 12 apóstoles, mayormente pescadores; las dificultades de persecuciones y martirios; y la resultante creadora de tener dos mil años de vida como institución y haber llegado a casi todos los rincones del mundo. Otro ejemplo, salvando las distancias, puede ser el de las peregrinaciones a Salta donde, quienes conocemos a sus miembros, tenemos certeza de sus pequeñeces; también conocemos las dificultades siderales que existieron y existen; sin embargo nos regocijamos en la resultante creadora de haber llegado a tantas almas que sin duda muestra que es el obrar de Dios.
Espero que estas dos leyes nos permitan ejercitar cada vez mejor nuestra Fe práctica en la Divina Providencia todos los días.
¡Que Dios nos bendiga!

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 mayo 2012

La Confesión del Padre Pio

Esta poesía la escribí en la peregrinación del 12 de mayo inspirado en el testimonio de aquella persona que subió al cerro y en el camino se confesó con un sacerdote anciano que luego se dio cuenta que era el Padre Pío. Esto también me mostró la importancia de este sacramento en especial en una aparición tan eucarística. Esta poesía es un recordatorio sobre la importancia de la confesión frecuente y una invitación a todos los sacerdotes a que suban a confesar a este lugar de gracias especiales.

Entre la nubosidad de nuestra vida
venimos en la búsqueda del Sol
y encontramos atrapado en la espesura
al cerrito bendito del Amor.
En su verde la esperanza se renueva
y lloviznan las gracias del Señor.

Al pasar “El Porterito” ya comienza
la pendiente del camino de oración
y se queman nuestros pies mientras subimos
como arde en nuestras almas Tu fulgor
sensaciones de habitar suelo sagrado
y acudir al llamado de Tu Amor.

Un anciano sacerdote en el camino
me impartió la santa reconciliación
quedó el alma exultante preparada
a recibir el abrazo del Señor.
Impregnado en aromas de tabaco
confesado como buen hijo de Dios.

Es el cerro una escuela en nuestra vida
es la Madre la instructora en el Amor,
es su abrazo y su ejemplo al adorarle
la que ama al Sagrado Corazón.
Dios se queda con nosotros en la Hostia
entregándose en cada comunión.

Confesión se llama ese sacramento
orientado a acercarnos mas a Dios
necesito aprender a valorarlo
formar siempre la conciencia en el amor.
Ese Dios Eucaristía se recibe
solamente estando en gracia de Dios.

Esos santos sacerdotes que en el cerro
nos imparten santa reconciliación
dejan almas exultantes preparadas
recibiendo el abrazo del Señor.
Impregnados con aroma de tabaco
confesando como ministros de Dios.

Salta, 13 de mayo de 2012

Posteado por: Fernando García Llorente | 21 abril 2012

Quizás

Esta canción la hice en España, durante el viaje que hicimos con mi familia en el 2004.

Las distancias no generan solo olvido,
muchas veces nos conducen al amor.
Y en la lengua universal de la poesía
pinto el sueño que soñábamos los dos:
eternizo lo que fueron solo instantes
y te guarda en lo profundo el corazón.

Fueron cielos lo que vi en aquellos ojos
y se ahogaron mis miradas en tu mar,
tu sonrisa, cautivante, me sedujo
y volaron nuestras almas a soñar.
En el viaje tierra adentro por la vida
fuiste el ángel con quien quise caminar.

Quizás fue la simple trampa del destino
quizás fuese la Divina Providencia.
Quizás quede nuestro amor en el olvido
quizás crezca en la distancia nuestra hoguera.

Y aunque solo nos separe el horizonte
quizás crezca nuestro amor en primavera.

Es curioso como el mundo se concentra
en la estrella que te roba el corazón:
se hace mágica la tierra, y las personas
ya no importan, es un mundo para dos.
Aunque sean solo sueños de poeta
son delicias que regala un nuevo amor.

Insolente sea quizás esta locura
No quería mas que solo agradecerte
En tus ojos encontré la nueva rosa
Sonrojada en los rubores de tu frente.
Que la Virgen del Castillo te proteja
y permita soñarnos  eternamente.

Estribillo.

Derroñadas,  España, agosto del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 11 marzo 2012

El jardín de la Virgen

Esta poesía la acabo de escribir al llegar de la Peregrinación de Coordinadores en Salta. Tuvimos la gracia de trabajar en el cerro el sábado, y sin darnos cuenta, o sí, nuestra querida Madre estaba trabajando también en nuestros corazones. Aquí va mi deseo de que sea siempre nuestra jardinera…

Latiendo al compás del Via Crucis
tocamos la puerta de Tu hogar
que verde de vida esperaba
pintarnos de gracias y paz.
Rocío de sol en la frente
regando el azul celestial.

Quisimos labrar tus jardines
mezclando el cariño y el tesón.
Jardines que nunca supimos
que eran los de nuestro corazón.
Delicia Tu mano en cada alma
limpiando y regando el Amor.

En el jardín de la Virgen
se aparece el Señor
mas quisiera yo que mi alma
cumpla esa misma función.
La Virgen será la jardinera
que cuide a nuestro corazón.

Y fuimos abriendo en la espesura
senderos con el desmonte
quitamos retoños y espinos
para que el jardín se prolongue.
También se podaron los arbustos
para que florezcan y mejoren.

Hagamos también en nuestra alma
quitar y podar un poco más
hachar egoísmos y soberbias
ampliar el jardín del amar.
También recortar los frutos buenos
¡para que produzcan mucho más!

Estribillo.

Salta, 11 de marzo del 2012

Para escuchar la canción presione aquí

Posteado por: Fernando García Llorente | 11 marzo 2012

Derroñadas

La siguiente poesía fue escrita en el viaje familiar que hicimos por España en el 2004. En el, el centro de esa experiencia se centró en visitar esta ciudad/aldea donde veranean todos nuestros parientes españoles. Aquí mi homenaje a ese lugar y especialmente a las personas que lo completan. Un lugar donde se vive y se enseña a ser familia…

La cebada, las avenas y el centeno
son dorados al reflejo con el sol
que saliendo, tras los montes, abre el día
y nos llena, con su fuego, de calor.
En la brisa suave y fresca se me abrigan
mil recuerdos que se guarda el corazón.

Bajo el manto de la Virgen del Castillo
nace un árbol, y florece en su canción,
que se nutre con el Duero que lo baña
en su paso, descendiendo del Urbión.
Y la risa de arroyuelos y de niños
son el coro en la aldea del amo.

Derroñadas es escuela en este mundo
pues su árbol no termina de crecer.
Es escuela porque en ella la familia
es la esencia más profunda de su ser.
En el mundo individual en que se vive
es el árbol, el pulmón para vencer.

Bajo cada pino y piedra de la aldea
hay un niño para hacerte sonreír.
Son sus ojos que cargados de inocencia
nos alumbran nuestro camino a seguir,
y aquí viven protegidos de este mundo
aprendiendo la receta del vivir.

Desde Soria amaneciendo lentamente
El futuro va escribiendo sus palabras
Representa el mundo nuevo que queremos
Recordando el amor de nuestras casas.
Ojalá cuidemos siempre este regalo
nuestro mundo mas perfecto en Derroñadas.

Derroñadas, agosto del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 1 noviembre 2011

Madre: Su Vida

Esta poesía la acabo de escribir en base a las ideas e imágenes de mi prima Poli en unos versos que escribió días antes de la partida al cielo de nuestra abuela Maruja, para nosotros Madre.

Detrás de sus ojos sinceros
mirar se deja su alma
sonrisas de pícara calma
nos muestran su Fe y alegría
que símbolos de esta poesía
reflejan su vida de gracia.

Consejos que marcan la senda
ejemplos que dejan el surco,
un puente de unión en el mundo
cimentado en calidez.
Optimismo, sin doblez,
antídoto del disgusto.

Sus manos cansadas cobijan
las visitas de ocasión
que vienen por su oración
sintíendose predilectas
pues con ternura y contenta
les regala su atención.

Su vida nos deja palabras
su Fe plasmada en los gestos,
cariño de charla y recuerdos
desbordando su alegría
pues como Santa María
nos acercó mas al Cielo.

Buenos Aires, 1 de noviembre de 2011

Posteado por: Fernando García Llorente | 27 octubre 2011

Simplicidad Compleja

Esta poesía la escribí para los 50 años de mamá en el 2004. Como de costumbre, es apenas un esbozo de lo que significa una madre para una persona, pero es un homenaje al fin. Creo su mismo secreto radica en esa simplicidad que la hace dificil de encerrar en palabras. La comparación, creo que buena, es con la sencillez pero vitalidad del pan, y un mensaje final que la hace profunda en la utilización del Pan Eucarístico.
Les comparto una buena idea plasmada en unos versos que podrían mejorar.

Hecha de cosas pequeñas
simplezas que forman la vida.
Pálida cuando se cansa
y con su blanca sonrisa,
trabajada con esfuerzo,
podría estar hecha de harina.

Es su espíritu entusiasta
quien la agiganta y fermenta
haciéndola que se eleve
llevándola a ser inmensa.
Espíritu es levadura
de cualquier madre en su escencia.

Los pobres versos no alcanzan
para abarcar su grandeza.
Y así como el simple pan
forma al hombre y sus proezas
así también es mi madre
en su simplicidad compleja.

Fue su espíritu y su Fe
quien le dio el gusto que tiene
conteniendo como el horno
y agregándole nutrientes
que le dan su gran sabor
y alimentan a la gente.

Milagro es el de la madre
Amor mayor de la vida.
Mas en el pan es milagro
Al ser una Eucaristía
Siendo del mismo Dios
Su Corazón y Su Herida.

Los pobres versos no alcanzan
para abarcar su grandeza.
Y así como el simple pan
forma al Dios de las proezas
así también es mi madre
en su simplicidad compleja.

Buenos Aires, julio de 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 26 octubre 2011

Estrella de Fe

 Esta poesía la escribí cuando murió el Padre Ignacio, un sacerdote muy santo que me bautizó. A pesar de no haber podido tratarlo mucho me dejó con su testimonio de Fe simple cosas que siempre me gustaría llevar en el corazón.

El agua bendita en la pila
refleja, celeste, la estrella.
La sangre plateada de luna
titila y late con ella.
Es premio de tanta locura
de amor, que deja su huella.

La muerte le ha dado la vida
la estrella le roba su ser,
y en simple y sencilla doctrina
nos deja un camino de Fe:
“hacer lo que esté a nuestro alcance,
dejándolo a Dios hacer”.

Estrella que canta en el cielo
que abrió mi camino hacia él,
de dejo en las pobres palabras
honor que mereces tener.
Estrella pequeña y callada
pero de luz siempre fiel.

La cruz en la vida llevaste
con fuerza y piedad natural
sembrando profunda doctrina
con surcos de simplicidad,
llegándole a toda la gente
dejando tus huellas de paz.

Inmóvil la estrella en el agua
Grandeza que da un sacramento:
Nací a la Fe por tus manos,
Ahora yo admiro tu ejemplo.
Creció en mi la flor que sembraste
Y espera tu encuentro en el cielo.

Estribillo.

Buenos Aires, mayo del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 26 octubre 2011

Tristeza de Soñar Victorias

 Inspirada en una historia de amor de un gran amigo escrita hace ya muchos años que había quedado archivada. Un buen recuerdo de una época medio rara y de poesías mal hechas durante clases aburridas.  

Me pregunto si los golpes en la vida
tienen causas o son trampas del destino,
pues hoy vuelvo a sumergirme en el amor
para ahogarme, pues es un amor prohibido.

Corazón, ¿cuál es el mal que estás sufriendo?
¿por qué siempre tu atracción a lo imposible?
Mientras sufro en agonía el desamor
largo tiempo, pues su olvido no es posible.

Tan lejana como estrellas en el cielo
tan cercana que me quemo con su amor
y no sabe que mi amor lo lleva adentro
como tiene su hermosura cualquier flor.
Que estos versos enderecen los caminos
que cruzaron en dolor mi corazón.

Tan pequeña tu figura que dudaba
que pudiera entrar en tí un amor tan grande
pero veo que al abismo entre los dos
ni lo inmenso de mi amor podrá cruzarle.

Vi en tus ojos aquel cielo que buscaba
Inundó tu sol los mares de mi historia
Creció en mi el sabor amargo de derrota
Tristeza, de haber soñado una Victoria.

Estribillo.

Buenos Aires, UCA, Clase de Estadística, 19 de abril del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 25 octubre 2011

Madre: El Tránsito

 Este es un homenaje y un recuerdo a mi abuela, que partió hacia el cielo hace apenas unos días. Una manera de hacer eterno y guardar cada una de las actitudes y valores con los que vivió y murió para tratar de parecerme lo mas posible a ella. Para todos los que la conocieron: un gran ejemplo.

El naciente amanecer de primavera
la encontró durmiéndose entre las caricias
de sus gajos que enlazados despedían
a la estrella que de todos fuese guía.
Casi un siglo de alegría y caridad
que marcaron con su sello su partida.

La borbónica nariz que recortaba
de cariño los confines de su rostro
fue la misma que encontróse al despertar
en el cielo del Señor, junto a su esposo
y una última mirada regaló
la certeza del habernos dado todo.

Esos días que regados de oraciones
fueron tránsito de amor y despedida
prepararon corazones demostrando
hasta un último detalle en su partida:
pues se fue como vivió, sin molestar,
en un bálsamo de paz, fe y alegría.

Despertóse en una tierra diferente
mas rodeada de la misma compañía:
el cariño de sus hijos a sus pies
y en los brazos virginales de María.
Y su anhelo se tornó en contemplación
¡pues vio el rostro de Jesús Eucaristía!

 

Posteado por: Fernando García Llorente | 28 junio 2011

Primera Salida

 Esta canción refleja la especie de “maleficio” que tuve que romper en mis tiempos de adolecente. En ellos, siempre dejaba de salir con la persona a la cual le escribía una canción. Fue entonces que apenas luego de la primer salida escribí está canción, y como volví a salir con ella, quedó rota la tradición…

Con el viento de la noche, que cobija
van volando las palabras y recuerdos
de momentos que brillaron como estrellas
pues tuvieron a tus ojos como centro.
Fuiste  el sol en una noche de noviembre
que sacó a mi corazón de un largo invierno.

Las orillas de aquel Río de la Plata
son testigo de los cuentos y las risas.
Y a pesar que aquella luna nos faltaba
alumbró nuestro camino la sonrisa
y en el cobre de tu pelo las estrellas
despertaron a mi alma que dormía.

Primera salida
el primer eslabón de una cadena
que nos hace prisioneros del amor.
Y es prisión en donde el alma se libera.
Allí vuela con las alas de los sueños
en proyectos compartidos, sin frontera.

Los susurros de los vientos, mis aliados,
pues trajeron de la noche el suave frío
permitiendo que mi buso te abrazara
y en perfume lo dejaras revestido.
Es tu aroma el que me va dictando versos
quien recuerda el primer cruce de caminos.

Dejo escritas estas líneas al momento.
El amor no me ha tocado todavía.
La salida le abrió paso a la ilusión
Finalmente, será Dios el que decida.
Intenté con estos versos darte gracias
Nos veremos en alguna otra poesía.

Buenos Aires, noviembre de 2003

Fuego

Posteado por: Fernando García Llorente | 5 abril 2011

Escalera al cielo

Esta poesía refleja gran parte de las meditaciones interiores que viví junto con la enfermedad de mi padre. Años mas tarde me sorprende encontrar en ellas el profundo dolor entrelazado con el bálsamo espiritual de gracias que recibimos en aquellos momentos. Una mirada lindísima sobre el sentido del dolor.

Puñaladas de la noche que en la lluvia
llora el cielo con su triste melodía,
y medita el corazón agonizando
mientras lloran estos versos la poesía.

Es la cruz de un ser querido la que pesa
en los hombros tan sensibles de mi alma.
Y las lágrimas, cobardes, se me esconden
y encadenan con un nudo la garganta.

Son cobardes estos ojos, pues no lloran
agustiado el corazón… pero se calla.
En prisiones de impotencia me sumerjo
y en la Virgen reposar quiere mi alma.
Mi oración se ha convertido en el silencio
la impotencia tiene mi alma encadenada.

En la vida había visto yo pasar
muchas penas, y siempre me preguntaba:
el momento en que mi vida chocaría
con las penas que el camino atravesaran.

En mi vida, veinte años fueron rosas
toca hoy, el caminar por las espinas.
Ambos son los componentes de la flor
que mi Dios nos regaló al darnos la vida.

Si la flor es el camino de la vida
es la flor nuestro camino hacia los cielos.
Es el hombre el que en la tierra necesita
ir trepando por el tallo hacia los pétalos.
Son espinas la escalera que el Señor
nos ha dado para disfrutar del cielo.

Buenos Aires, noviembre de 2003

 

Posteado por: Fernando García Llorente | 21 marzo 2011

A mano abierta

Esta poesía, que después transformamos en escondido, fue inspirada con la frase de un pianista santiagueño, Yayo,  que cantaba con nosotros. La dijo cuando fuimos contratados para cantar en un cumpleaños sorpresa de zona norte, y el sorprendido no quiso que cantemos, por lo que solo nos pagaron la mitad de lo arreglado. Fue ahí que con su sabiduría sencilla dijo: “esta gente tiene solamente plata…”
De esa frase, y de esa situación escribí esto, siendo mas profunda de lo que parece considero que la cuestión no es tener o no tener, sino lo que hacemos cada uno de nosotros con los dones y recursos que nos dió para administrar la Providencia Divina.

Me pregunto si la gente
se mide por lo que tiene.

Una estrella me lo niega
pues la riqueza va y viene.

Y con su rayo, la luna,
alumbra mi pensamiento
pues la riqueza del hombre
está corazón adentro.

Hay mucha gente que abraza
el yugo de la riqueza.

En cambio, hay pobres que tienen
sus manos siempre vacías
pero las dan con orgullo
cuando otro las necesita.

La plata no es lo que salva
pero tampoco condena.

El juicio está en nuestras manos
que ellas estén siempre abiertas
para ayudar al amigo
y pa’ aplaudir esta fiesta.

En un árbol yo me encuentro
la respuesta que buscaba.

Mientras sus hojas me hablan
su tronco firme me aclara.

Si la riqueza del árbol
está en el darnos la flor,
como ella nace de adentro:
riqueza es tu corazón.

Las manos que agarran algo
siempre se encuentran cerradas.

Y recibir nada pueden
ni se las tiende al hermano.
Mire que manos mezquinas
que ni regalan aplausos.

La plata no es lo que salva
pero tampoco condena.

El juicio está en nuestras manos
que ellas estén siempre abiertas,
para ayudar al amigo
y pa’ aplaudir esta fiesta.

Buenos Aires, diciembre de 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 21 marzo 2011

Volviendo a sonreir

Esta poesía la escribí en el 2004 en esas noches de desvelo donde uno le escribe al amor después de bastante tiempo.

Los cantares de la noche en el silencio
traen susurros de una dicha que despierta.
Y mis sueños se me escapan con el viento
mientras alma y corazón se me desvelan.

Por mis venas amanece el dulce anhelo
de que seas quien me robe el corazón.
Quien devuelva a mis ojos la ternura,
quien escriba con sus versos mi canción.

En la tierra endurecida de mi alma
hoy descubro el bello tallo de una flor.
Este canto será lluvia que lo riegue,
este verso hará del tallo flor de amor.
Hoy descubro y le canto a la esperanza
de quien pueda revivir mi corazón.

Son el frío y los gritos del silencio
la respuesta de la noche ante mi voz.
Pero ya despunta el alba, allá a lo lejos,
y amanece la esperanza de tu sol.

A mi vida hoy han vuelto a renacer
grandes sueños en caminos del amor.
Una estrella le ha devuelto vida al alma
susurrando con el viento mi canción.

Estribillo.

Buenos Aires, noviembre 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 9 marzo 2011

El Porterito

 Esta poesía la escribí con la ayuda de mi hermano, basada en la historia del Niño Jesús de las hermanas Carmelitas llamado cariñosamente “El Porterito”, que mucho significado tiene para la Obra de la Virgen en Salta. Ojalá podamos aplicar también sus gracias a nuestras vidas, como lo pide la poesía.

Pequeño guardián del Carmelo
sonriente custodio al llegar:
recibes las almas que ingresan
y al diablo no dejas pasar.
Portero de las hermanitas
al que hoy le queremos cantar.

Quisiste también ser portero
del cerro en que está Tú Mamá,
dijiste donde era la entrada
quedándote en ella a cuidar.
Recibes también allí almas
indicas senderos de paz.

Niñito Jesús que quisiste
las puertas del “cielo” cuidar
te ofrezco también nuestras almas,
que en ellas, ¡Tú puedas reinar!
Niñito Jesús “Porterito”
llevanos a la santidad.

Vinimos las huestes del cielo
llenamos el alma de amor.
Un año nuevo comienza
queremos servir a Dios.
Y Tú en la puerta saludas
eviándonos besos de sol.

Pregonan los truenos al norte.
Obstruyen las nubes al sol.
Rezando, muy quedos, tus siervos
Trenzando plegarias de amor.
Envía el Espíritu Santo
Resguarda tus almas, Señor.

Salta, 8 de marzo de 2011

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 febrero 2011

Sembrando Corazones

De la poesía en homenaje a Los del Huaicondo que escribí en 2002 surge, años mas tarde con mi incorporación al conjunto, este compliado hecho chacarera que sirvió de saludo musical durante un tiempo.

Los proyectos en la vida
nacen siempre de los sueños.
Nuestro sueño se hizo canto
pa´ surcar los cuatro vientos.

A las tierras de La Rioja
aquel sueño fue volando
y en el agua del Huaicondo
bautizamos nuestro canto.

El corazón de la gente
es la tierra que surcamos
la semilla es la alegría
que sembramos con el canto.

Y con agua del Huaicondo
con esmero las regamos
para que crezcan retoños
de la Patria que añoramos.

Nuestro fin fue con el canto
alegrar los corazones
y el mensaje de Jesús
transmitir en las canciones.

Homenaje le rendimos
a la Patria y a la gente
pues el agua del Huaicondo
ha nacido en esas fuentes.

El corazón de la gente
es la tierra que surcamos
la semilla es la alegría
que sembramos con el canto.

Buenos Aires, octubre 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 8 febrero 2011

Les debía una canción

Esta poesía fue escrita en el viaje de despedida familiar que hicimos por El Calafate. Recorriendo esos míticos lugares, con tantos recuerdos de grandes amigos, saldé una deuda que traía desde hacía casi una década.
Es poco para lo que fueron, pero es tributo merecido que se había hecho esperar. Tiene la profunda sencillez de las personas a quienes está dirigido.

Les debo una canción…
que es tesoro custodiado en lo profundo
con postales de verano y amistad
conformando, en esencia, lo que es uno;
y, en poesía es lo mismo que intentar
definir la eternidad viendo un segundo.

Les debo una canción…
y revuelve las entrañas intentarlo
y el esfuerzo no hace mas que recordar
las montañas y los cerros que escalamos.
Son escuela que dictó una ley de vida:
Caminar hacia los Cielos, contemplando.

Les debía una canción…
y nació entre los glaciares y los cerros
desafiante como el Torre y el Fitz Roy
escarpada con la estepa y el desierto.
Agradezco a quien me dió el amor al Sur
y a quien dió el sentir de Patria y guitarrero.

Estancia La Estela, Santa Cruz, febrero 2011

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 noviembre 2010

Sembradores de Esperanza

Una poesía hecha después canción litoraleña que proponía un cambio para salir de la crisis por la que atravesaba nuestro querido país.
De un tiempo a esta parte, diferentes crisis y una problemática siempre actual que hacen a este escrito tener plena vigencia: el cambio nace en cada uno de nosotros.

Hoy soñé que despertaba
y Argentina era distinta:
un país ya sin pobreza
ni maldades escondidas,
un país con sus raices
de esperanza y alegría

Era el sol trigo dorado
y la brisa era de seda.
Y la gente iba llevando
de sonrisas, bocas llenas.
Y las almas florecían
cual la flor en primavera.

De un país en la tormenta
amanece un nuevo día:
es el sol de un mundo nuevo
de esperanzas y alegría.
Está el mundo en nuestras manos
mejorarlo es nuestra vida.

El secreto de esa gente
consistía en solo un cambio:
en dejar el ventajismo,
terminar con el engaño
y buscar el bien común
trabajando y ayudando.

Un anciano vi acercarse
y me dijo en un susurro:
“deja huella por la vida,
Dios te ayuda a ser un surco,
siémbrales el corazón
de sonrisa y paz al mundo”

Así es como ese cambio nace en uno
y es uno el que lo tiene que sembrar,
transformando el egoísmo en optimismo
con semillas de esperanzas y de paz.

Buenos Aires, septiembre de 2002

Posteado por: Fernando García Llorente | 14 noviembre 2010

La Paloma Mensajera

El dibujo de mis sueños
tu figura me recuerda
y es tan brillante tu rostro
que del sueño me despierta
desgarrando el corazón,
implorando por que vuelvas.

De los mares de tus ojos
no recuerdo solo lágrimas,
en mi, viven bien azules
rebalsados por tu alma
y brillando como el sol
abrazándome en miradas.

Cual paloma mensajera
vuela ahora tu recuerdo;
ya no canta mas tu voz,
en tus ojos no me veo.
Pero vuelve ya otra vez,
vuelve ahora, con mi sueño.

De tu cara en el recuerdo
me encarcela tu mirada
en prisión de luz y ensueño
del que ya no tengo nada,
y ser libre es un desierto
si en tu cárcel yo sembraba.

Hoy regreso al enjaulado
cual paloma mensajera,
mala es la libertad
a mi el alma me encadena.
Rejas tiene mi destino
yo soy preso de mi dueña

Saladillo, invierno del 2002

Posteado por: Fernando García Llorente | 17 septiembre 2010

El capullo de Navidad

Esta poesía fue escrita y dedicada a unos amigos profundos de la vida, la familia Chillado Biaus. Fue una forma de acompañarlos en el camino de comenzar a formar la familia en el cielo. Guillo, un retoño de ese árbol, fue el pequeño capullo que eligió Dios aquella Navidad para regalarselo a la Santísima Virgen.

Al ocaso de una tarde navideña
bajó Dios a los jardines de la tierra.
A buscar entre las flores de sus hijos
a la flor que resultase mas perfecta.

Del jardín, Dios eligió la mejor planta
y fue ella un rosal de hermosas flores,
ramas fuertes, raíz profunda y tanta vida
que del viento aguantaría sacudones.

Y así fue que al elegir Él su regalo
lo eligió del mejor árbol del jardín.
Esa planta a María le ha entregado
de regalo, un glorioso querubín.
Aquel ángel desde el cielo nos proteje
y camina con nosotros por aquí.

Al mirarla Dios descubre allí un capullo
que era centro y gran tesoro de esa planta.
Muy pequeño, cariñoso y transparente,
mejor flor no encontraría en esta pampa.

Era este aquel regalo tan preciado
que a la Reina de los Cielos se ofrecía.
Ya que Dios busca el regalo más perfecto,
mejor flor, que ese capullo, acá no había.

Así fue como el capullo tan querido
de la Virgen, fue el regalo navideño.
Ella misma lo ha plantado, allí en el cielo
y lo riega y lo cuida con empeño.
El capullo allí espera a su familia
sonriendo y con los brazos bien abiertos.

Buenos Aires, enero de 2002

Posteado por: Fernando García Llorente | 28 junio 2010

Copla de Amor Prohibido

Soledad trajo la noche
Y la luna se desangra en agonía
Porque muere la esperanza de tu nombre
Bajo el manto de la noche oscura y fría.

Es ahora tu recuerdo
Penetrante cual puñal de doble filo
Pues me ignoras cuando muero por tu amor
Y tu eres en mi vida amor prohibido.

Fuiste tu la noche oscura
En la cual murió mi día,
Siendo sol, al dar la espalda
Apareció tu luna fría
Me robaste algo mas que el corazón,
Yo he perdido con tu amor toda mi vida.

Son tus ojos dos luceros
Dos estrellas de belleza incalculable
Bello espejo de la vida que encarcelan
Pero estrellas y por eso muy distantes.

Mas los míos ante esto
Aparecen sin consuelo ni alegría
Generando un huracán de desamor
Desgarrando el corazón y el alma mía.

Con Alejandro Molina, Saladillo 2001

Posteado por: Fernando García Llorente | 17 mayo 2010

Amor del cielo

Gris despierta la mañana en este día
gris y frío, como está mi corazón
pues recuerda y ha soñado con tus ojos
y ese sueño se ha llevado su ilusión.
Fueron pocos, pero gratos esos días
en que fuiste de mi vida la razón.

Mil estrellas yo quisiera regalarte
mil poemas en mis sueños te escribí
mas no pude hacerte dueña de mi vida
pues no tienes un lugar, hoy, para mi.
Como el viento fuiste solo la ilusión
que traspasa, que congela y que sufrí.

Hoy traduzco a las palabras sentimientos
que transforman de mi sueño tu canción.
Hoy te escribo porque gracias a tus ojos
he nadado en los torrentes del amor.
Por la Virgen, que cruzó nuestros caminos
déjame que yo te abrigue el corazón.

Peregrino fue el amor que me sedujo
pues voló muchas distancias hacia tí.
Y encontré el amor tan lejos, que deduje
que seguro estabas hecha para mi.
Si la Virgen nos juntó en un colectivo
Providente fue el amor que descubrí.

Los caminos de los cielos nos juntaron
una estrella descubrí al atardecer.
Insolente fue mi sueño de tu nombre
sobretodo si la estrella tenía rey.
Aunque hoy se han separado los caminos
en poesías nos veremos otra vez.

Salta, mayo del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 30 noviembre 2009

Oración por el milagro

Esta poesía describe muchas noches vividas con la enfermedad de mi padre. Las comparto con ustedes…

Cae la noche en el silencio
y la angustia le congela el corazón.
Lloran lágrimas de estrellas
en su lecho, vivos ojos de varón
y en los mares de su almohada
naufragando va su alma de dolor.

Es su padre el que se escucha,
a lo lejos, pues le cuesta respirar,
y su hijo suda frío:
él con gusto sufriría en su lugar.
Mientras arde de impotencia
él se pone de rodillas a rezar.

En su boca no hay palabras
y los ojos se le empañan,
pero hay gritos en el alma
ella habla, pues él calla:
Madre mía, Virgen Santa
en tus brazos yo encomiendo a mi papá
dile a Dios que me lo cure
pero ayúdame a aceptar Su voluntad.

Es temprano, se despierta
y en su pecho no le duele el corazón.
Tuvo un sueño, lo recuerda,
que a sus ojos del calvario los sacó.
Muy en paz descansa el alma
el problema duerme en brazos del Señor.

En respuesta a su pedido
nuestra Madre intercede a su favor,
recompensa con ternura
intenciones de un contrito corazón.
Quiere Dios como su Madre
enviando con Su ángel curación.

En la tierra hay alegría
pues a él volvió la vida,
pero hay gritos en el alma
ella habla, pues el calla:
Madre mía, Virgen Santa
te doy gracias por salvar a mi papá
dile a Dios que ahora me ayude
y a esta chance yo la pueda aprovechar.

Buenos Aires, abril del 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 23 noviembre 2009

Liberado

Estos versos los escribí en Derroñadas cuando estuve de viaje con mis primos. Representa las sensaciones y emociones vividas al realizar el mismo trayecto que había hecho con papá un año antes, a los seis meses de su partida al cielo.

Se me agolpan los recuerdos en el pecho
cual aguda, bien punzante y brava lanza
que clavada contra el alma hiere al cuerpo
y su sangre por los versos se derrama.
Recupera así la paz el corazón
y su nudo aprisionante se desata.

El camino de la vida me llevó
a seguir aquellos pasos dados juntos
pero en eso caminaba de su mano
disfrutando y compartiendo su destino,
hoy me queda imborrable aquel recuerdo
de su amor que aún ilumina mi camino.

En paisajes, anécdotas y rostros
en la atmósfera tranquila del sendero
caminaba el recuerdo de tu nombre
respirando en los susurros de los vientos
y en el marco de la luna y las estrellas
alejábase tu alma en blanco vuelo.

Al partir en aquel vuelo de zorzal
destrozaste la prisión del corazón
que angustiado, no quería liberarte
pues sin ti era la vida sin razón.
Pero brota el verso alegre que libera:
vuelas alto, y en mi vive tu canción.

Primavera que renuevas toda vida
ábrele de par en par al sol mi alma
para que él renueve en ella su calor
y así puedan florecer enamoradas
mil retoños que perfumen y embellezcan
lo que el crudo y frío invierno desbastaba.

Derroñadas agosto de 2005

Posteado por: Fernando García Llorente | 16 noviembre 2009

Nuestro Canto

Expresión noble del alma
que enlaza voces en vuelo
liberando corazones
y enraizándose a su suelo.

Fueron ganas de sembrar
lo que nos hizo nacer
Y encontramos que en el canto
crece, vuela, siembra el ser.

Es por eso que al cantar
queremos llegar al alma
y dejar allí semillas:
Paz, amor, fe y esperanza.

Nuestro canto es a la gente
por la gente es hacia Dios,
son de Dios todas las cosas
nuestro canto es Su canción.

Nuestro canto no son voces
que trabajan la armonía
sino cuatro corazones
que surcar quieren la vida.

Bajo el manto de la Virgen
custodiamos la misión
de sembrar, cantando, surcos
que nos lleven hacia Dios.

Es por eso que hoy a ustedes
les entregamos el canto
para hermanar los esfuerzos
de lograr un mundo santo.

A Dios gracias, y a mis padres
por regalarme la vida
de color celeste y blanca
y por la Virgen María.

Buenos Aires, 18 de mayo de 2004

Posteado por: Fernando García Llorente | 26 octubre 2009

Al trabajo

Mil lanzas de fuego lastiman los cielos
y muere de amor esa estrella del alba.
El manto de escarcha que cubre la siembra
abraza los troncos, las flores, las camas.

Los pájaros cantan y canta la acequia
y silba la garza como anima en pena.
El filo del viento que curte las caras
abriga sus sueños arreando esperanzas.

El canto del gallo desgarra los cielos
mientas la matera y su fuego despiertan
y las manos duras de aquel peon del tiempo
buscan un cobijo en mate de estrellas.

El manso nochero recorre la escarcha
mientras lo va arreando el perro baquiano.
Está en el palenque sobando su lazo
de pie, muy sereno, el noble paisano.

Ensilla tranquilo, pues no apura el campo
y en aquel bolsillo acuesta un atado.
El sol ya lo baña de sueños y cantos
y se va chiflando sus sueños al tranco.

Es aquel paisano de noble rudeza
quien me representa el amor al trabajo
el que en cada surco redime su vida
y por cada cayo un ejemplo a dejado.

Buenos Aires, abril del 2004.

Posteado por: Fernando García Llorente | 28 septiembre 2009

A papá en sus seis décadas

Comparto con ustedes otra poesía más superficial escrita para los 60 años de papá. Perdonen las expreciones poco académicas, pero sirven para pintar mejor como era su forma de ver la vida. Otro recuerdo lindo para quienes lo conocieron.

No querida escribir nada
hasta que llegó tu esposa
y vos bien la conocés:
como rompe las p…

Para escribir algo serio
inspiración hace falta
y se que si jodo mucho
pa’ los 70 rajas a Salta.

Asi, yo me tomo en chiste
lo que es una cosa seria:
ser un anciano y zafar
del ayuno y la abstinencia.

Pa’ festejarte el cumpleaños
se movió el cielo y la tierra
Vinieron los que te quieren:
Fragueiro está en esta fiesta.

La vejez no te ha sacado
tu alegría y tu piedad
pero pedile a Dios que te mande
algún pelito de mas.

Mis amigos me contaban
de sus padres deportistas.
yo de chiquito ya te presentaba:
“es mi abuelo, el que me cría.”

A los puchos y al teléfono
no le piensas aflojar
pero la Virgencita de Salta
el gin gin te hizo largar.

Si estas discutiendo algo
y muy seriamente le hablas
el siempre da poca bola
y te corta con: “¿escuchas?”

A caballo anda de pedo
y no creas que al galope
eso si, a la camioneta
la vas a fundir al toque.

Parece que estas avejentado
en el campo ya no hay siembra
y con los canales que hiciste
en canoas va la hacienda.

Bueno, creo que cumplí
ahora voy a hacer un plagio
de la poesía que escribí
para tus 59 años.

Asi es, ese es papá
el contagia su alegría
y con locuras cada día
hace agradable la vida.
Es obvio que de sus crias
es un ejemplo de vida.

Buenos Aires, marzo del 2003

Posteado por: Fernando García Llorente | 31 agosto 2009

A papá en sus casi 59 años

Esta es una poesía que escribí en marzo del 2002 en las vísperas del cumpleaños número 59 de papá, más una cargada que un mensaje profundo, pero sirve para recordarlo tal cual era.

Con un puchito en la mano
un año más se te fue,
con unos pelos de menos
hay que empezar otra vez.

Mas la mano viene dura
querés gastos achicar
aunque puchito y teléfono
ni lo sueñas con largar.

Que el beato a vos te ayude
a pasar el largo invierno
porque como yo he visto el campo
engorda mas el pavimento.

Entre búfalo y caballos
no da mas tu corazón
pero siempre te relajas
con un gin, hielo y limón.

Mati cansa en el teléfono
al mediodía y a la noche
pero sí es un buen remedio
aunque las cuentas derrochen.

En los viajes a Huancú
de mil proyectos se hablan
mas siempre vuelven callados
porque Huancú siempre espanta.

De tus hijos eres siempre
el mas fiel buen consejero
pero todos ya sabemos:
de Chumbito eres abuelo!

Si de pájaros se trata
ya doctores debemos ser
porque todas las comidas
son lecciones del saber.

A mamá la tiene loca
y de cantos no caza un fulbo
mas la vieja disimula
miente siempre, así hace puntos.

Así es, ese es papá.
El contagia su alegría.
Con locuras, cada día,
hace agradable la vida
y es obvio que de sus crías
es un ejemplo de vida.

Buenos Aires, marzo 2002

Posteado por: Fernando García Llorente | 24 agosto 2009

Bodas de Plata

Para los 25 años de casados, les escribí a mis padres esta poesía intentando abarcar un poco de la realidad de lo que implican para mi.

Complicado es escribirles
a mis padres en su día
y no me alcanza la vida
pa’ definir lo que siento:
en mi alma en este momento
hay mucho más que alegría.

Es difícil describir
lo que han sido para mi
pues corazón hay que abrir
pa`describir lo que son:
tesoro en mi corazón
y ejemplo fiel a seguir.

Hoy es para agradecer
como bien dijo un amigo,
por las gracias, por los hijos,
por bendiciones de Dios,
por el hogar que nos dió
y por la patria en que vivo.

Lo que más le he admirado
a este árbol veinteañero
es tener muy en el suelo
sus pies durante la vida
e ir caminando día a día
con la cabeza en el cielo.

Son sus pasos hoy las huellas
por sus hijos a seguir.
Y aunque nos cueste vivir
cara a Dios en sociedad
son su ejemplo y su humildad
la receta del vivir.

Y no me alcanzan los versos
pa’ agasajar en su día
a dos sembradores de vida
que nos alegran el suelo.
Y si no alcanzan los versos
es que su vida es poesía.

De la Virgen me olvidé
Ella siempre está presente.
Como Madre de esta gente
debe estar orgullosa:
cual retoño de su rosa
ponen perfume al ambiente.

Humildes son estos versos
era dura la ocasión.
Pero puse el corazón
para decir lo que siento:
En mas noble sentimiento
¡Gracias por ser lo que son!

Buenos Aires, mayo 2002

Posteado por: Fernando García Llorente | 3 agosto 2009

A los del Huaicondo

Esta poesía fue escrita para la presentación del segundo CD de mis grandes amigos los del Huaicondo como homenaje a lo que siempre quisieron ser y a lo que transmitían a la gente.

Nació todo como un sueño
de tres jóvenes amigos
que el caprichoso destino
unió cual si fuesen tientos
trenzados a cuatro vientos
para que abriesen caminos.

Cual poeta con los versos
Dios jugaba con sus vidas:
separadas las hacía
y cantando la Argentina
las ligaba con la rima,
transformándose en poesía.

Pero a ese sueño en camino
el nombre le había faltado.
Y fue en el valle quebrado
de aquella tierra riojana
donde nació cual mañana
aquel Huaicondo anhelado.

Pero al árbol del conjunto
le crecieron nuevas ramas
y al sonido de guitarras
comenzó a latir el bombo
y aquel petiso del fondo
los arrastró hasta la fama.

A los galopes del bombo
y a ese rasguear de guitarras
guió la música clásica
de la mano de un violín
por los senderos sin fin
que recorren quienes cantan.

Con los años hay mas cambios
pues un bajo se le agrega,
y en esa intensa carrera
para sembrar alegría
ya van surcando la vida
con un violín que resuena.

El árbol ya estaba firme,
a sus raíces sujeto,
que enterradas en respeto
y en ese amor a la patria
hacían subir por la savia
todo su amor por el suelo.

Y a pesar de ser la tierra
el centro de todos ellos,
los unió también el cielo
pues son soldados que eligen
como bandera a la Virgen
para surcar nuestro suelo.

De su debut en Betania
hoy solo quedan recuerdos,
y esas familias de fierro
que allá solas alentaban,
hoy se ven apabulladas
por el aplauso del pueblo.

Ya que nombré a la familias
es preciso homenajearlas
porque de ellas no se habla
aunque sean ellas la fuente
donde nació esta corriente
de agua profunda que canta.

El árbol sigue creciendo
ya sus ramas tienen flores.
Son sus cantos los olores
que buscan en el oyente
que alguno salga sonriente
y otros olviden temores.

Es mi turno agradecer
en nombre de Los Coyuyos
por el camino entre yuyos
que nos supieron marcar
pa’ que sepamos rumbear
bien seguros detrás suyo.

Buenos Aires, octubre 2001

Posteado por: Fernando García Llorente | 18 diciembre 2008

Reflexión Navideña

Hace algunos años, en su saludo navideño, una amiga compartió esta reflexión que después quedó adaptada en esta poesía. Trataba de decubrir que figura la podía representar mejor en el pesebre esa Navidad. La conclusión fue una sorpresa.

Es un mensaje lindísimo pensar que Dios elije nacer en nuestros corazones, no por nuestros méritos, sino por Su Infinita Bondad. Este pensamiento siempre me movilizó: hacer, con lo pobre de mi corazón, un lugar lo mas lindo posible ya que Dios quiere nacer ahí.

Viene Nochebuena, con cantos y estrella
la luz del pesebre a todos alumbra
pero se oscurece, cual noche mi alma
pues yo no me siento ninguna figura.

No soy San José, pues es sabio y prudente
y busca en la noche un refugio decente.
Él siempre al servicio, busca lo mejor
y ya abrigó al Niño con su corazón.

Su humilde mujer yo tampoco sería
pues Llena de Gracia y Sin Mancha es María,
cansada y con frío Ella nunca se queja
pues todo lo ofrece al Rey que se acerca.

Tampoco seré aquel pobre pastor
que lo deja todo por ver al Señor
y que siempre cuida todas sus ovejas
las hace marchar en la huella correcta.

Ni soy buey, ni burro, pues ellos te abrigan
ya que por su aliento la noche no es fría.
Abrieron la puerta en su humilde morada
y dieron a Dios y a la Virgen su cama.

Y no soy tampoco algún rey viajero
que le ofrece oro con mirra e incienso,
yo no puedo darte ni mi corazón
que se encuentra herido y cerrado, Señor.

Ya no hay mas figuras, mi pobre pesebre,
este año yo no me siento presente.
No he podido ir, es débil mi carne,
me hubiese gustado poder adorarte.

La noche está fría, en pena mi alma,
pero algo descubre mi triste mirada:
¡Andrajoso y feo, el pobre portal,
representa, exacto, cual es mi lugar!

¡Mi Dios, quiero darte si yo soy portal
lo que encuentres digno de Tu Majestad!
¡Harán mucha fuerza mis tablas derruidas
para que los vientos no apaguen tu risa!

¡Yo te doy las gracias por venir a mi,
pues yo soy tan débil que no pude ir!
¡Y tu ya naciste en mi corazón
haciendo mi nada, un altar de Dios!

Y en mi paja humeda, pobre y sin calor
¡nacerá un capullo que es Rosa de Amor!

Buenos Aires, diciembre 2003

Posteado por: Fernando García Llorente | 24 septiembre 2008

A Nuestra Madre de Salta

En agradecimiento a la Virgen, tal como pueden ver en la hoja sobre Peregrinaciones por la conversión de mi familia, le escribí esta canción.
Desde la galería de la casa de mi prima se puede ver el Cerro de las Apariciones. Inspirada ahí, una noche de enero del 2002 surgió esta canción.

La claridad de la noche
muestra su humilde morada
y mientras baña la luna
con su silencio de plata,
hay una estrella que anuncia
a Nuestra Madre de Salta.

Son centinelas humildes
son los custiodios de Salta
son Tres Marías en tierra
y un puente al cielo en la patria.
Es Tres Cerritos la cuna
de la Familia Sagrada.

Reina y Señora del mundo
Rosa de amores cuajada:
como elegiste mi tierra,
y has bendecido mi casa
el corazón te lo entrego
para que inundes mi alma.

El paraíso de Salta
es reflejado en Tu estampa
color de nieve Tu rostro
y cielo azul Tu mirada
arrodillada y humilde
frente a la Hostia Sagrada.

Vienen de lejos cantando
Inmaculada de Salta,
rezan sus voces a Dios
gracias reciben sus almas.
En este mar que es el mundo
necesitamos Tu barca.

Reina y Señora del mundo
Rosa de amores cuajada:
como elegiste mi tierra,
y has bendecido mi casa
el corazón te lo entrego
para que inundes mi alma.

Salta, enero 2003

Posteado por: Fernando García Llorente | 16 septiembre 2008

Atardecer Amaneciendo

Esta poesía fue escrita y leída como discurso de fin de año cuando egresamos del Colegio Los Molinos en el año 2001. Trata de retratar las sensaciones encontradas de finalizar un ciclo en la vida, y darse cuenta de que cada fin de ciclo es el incio de uno nuevo.

El gemido del silencio que en la noche
ensordece adormeciendo a los que sueñan,
hoy me trae como arreado por los vientos
el recuerdo de estas doce primaveras.

Le es inútil al olvido desafiar
las memorias de un tiempo tan intenso.
Se acerca el fin de un ciclo: ya atardece
y sin embargo, atardece amaneciendo.

Pero es causa primera del presente
el amor pertinaz de nuestros padres
es de ellos esta fiesta, y en justicia,
nuestros logros son de ellos en gran parte.

Fueron ellos el sostén de doce años
en los que nada dejaron de entregar
educando en virtudes y en valores
construyendo una escuela en cada hogar.

Doce años dorados se han pasado
y mas de uno ya quisiera regresar
a esos tiempos en que eran las sonrisas
la medida de la diaria realidad.

Mas me abstengo de este rico pensamiento
cuando miro hacia los días que vendrán,
porque observo que esos mismos se asemejan
a aquellos que se van quedando atrás.

Son los días que se vienen tiempo bueno
para hacer aquellos sueños realidad
contagiando el optimismo y devolviendo
de lo mucho que nos han sabido dar.

Mas la etapa que hoy mismo hemos dejado
no se queda encarcelada en el ayer
pues los frutos de esos días memorables
son la escencia mas profunda en nuestro ser.

Frutos son las enseñanzas y valores
pero dentro, nos llevamos algo mas:
un tesoro incalculable en los amigos
que son oro imposible de robar.

Es el oro de amistad la diferencia
que nos hace a todos ricos por igual,
pero el oro fue forjado en esta casa
y a ella ahora yo quisiera homenajear.

Cuando pienso que una pila de ladrillos
fue la causa de la unión de nuestras vidas,
bien comprendo que un colegio no es ladrillos
sino gente que se brinda cada día.

Esa gente ha dejado ya su surco
en la tierra de este joven corazón,
y allí encausan los proyectos y ambiciones
para hacer un mundo nuevo cara a Dios.

Yo retoño me siento de su árbol
y sus vidas no tendrán terminación
puesto que estas se prolongan en las nuestras
ya que ustedes han sembrado el corazón.

Son las almas de esa gente que encomiendo
yo al dulcísimo cuidado de María,
pues la entrega de sus vidas ha regado
las semillas que hoy son árbol de sus fibras.

El ocaso del colegio se aproxima
mas la noche no es lo mismo que la muerte.
Es la noche solo el paso necesario
para hacer nacer la vida nuevamente.

Atardece un gran colegio como el sol.
Como el sol, nos amanece otro camino.
Y el colegio estará vivo en el recuerdo
y su sello marcará nuestro destino.

El gemido del silencio que en la noche
ensordece adormeciendo a los que sueñan,
hoy me trae como arreado por los vientos
el recuerdo de estas doce primaveras.

Le es inútil al olvido desafiar
las memorias de un tiempo tan intenso.
Se acerca el fin de un ciclo: ya atardece
y sin embargo, atardece amaneciendo.

Buenos Aires, noviembre 2001

Posteado por: Fernando García Llorente | 12 septiembre 2008

Bienvenida

Con la certeza de que el cambiar el mundo depende de las pequeñas acciones que pueda hacer cada uno, me encomiendo a la protección de la Santísima Virgen para hacer la apertura de este espacio.

Quiero aprovechar esta herramienta para volcar aquello que uno tiene adentro con la esperanza de que alguien pueda servirse de todo su contenido. También confío en lo que otros puedan aportar mediante comentarios, reflexiones, palabras de aliento o lo que quieran decir.

Presentándolo como una puerta para la reflexión de las realidades del mundo, desde la luz de la Fe y con una mirada integral de la persona humana (desde la concepción hasta la muerte, y mas allá de la muerte) abarcando lo social, lo económico, lo religioso y cualquier otro aspecto que a ella se refiera, dejo inagurado el blog.

¡Que Dios nos siga bendiciendo!

Categorías